jueves, 27 de agosto de 2015

#Venezuela en #Censura : Estamos en excepción.

El que diga que no, vive en otro país, ya Aeroexpresos Ejecutivos público en sus oficinas un listín, con el membrete del gobierno, de las cantidades máximas permitidas de los productos “regulados”, dos unidades, que los pasajeros pueden llevar en su maleta, entendiéndose que si se le consigue un número mayor este será inmediatamente decomisado, normalita la cosa.
Ahora el CNE anuncia silenciosamente la creación de 1102 nuevos centros de votación, en Venezuela los lugares para ejercer el derecho al sufragio estaban ubicados en unidades escolares, sin embargo, en este nuevo intento de seguir poniendo trampas, han reubicado a más de 300 mil electores a sitios desconocidos, comunas, casas comunales, colectivos como la Piedrita en el 23 de Enero en Caracas y con nombres como “Chávez vive, la lucha sigue”, “Chávez el comandante Eterno” o “Chávez y Maduro por siempre”, el que tenga dudas simplemente espere la publicación del registro electoral y dele una ojeada, confirmando lo que aquí se escribe.
Y me pregunto: ¿Qué testigo de la MUD van a colocar en las mesas del colectivo la piedrita y de otros?, ¿Quiénes fueron esos reubicados?, ¿Abstencionistas, gente que nunca vota?, me imagino que ahí no habrá abstención y los candidatos del régimen nos ganaran mil a cero, les recuerdo a mis lectores que Capriles perdió por 224 mil votos, fundamentalmente por la diferencia que saco el actual presidente, en centros votación creados bajo pautas similares, en el 2010, a estos nuevos, seguimos transitando el camino de la excepción.
Las imágenes de Cayo Sal muchos las han visto, dos altos funcionarios del gobierno se les ocurrió la genial idea de darse un baño de pueblo, fueron abucheados, cosa que por cierto uno puede o no estar de acuerdo, pero que nunca puede justificar los golpes de los que fueron objeto algunas de estas personas y mucho menos su detención y acusación como vulgares delincuentes, es sencillamente el uso del poder sin ningún tipo de consideración legal, la pretensión final es la de crear terror para que nadie exprese lo que siente.
Ya más de un diputado oficialista salió a pedir que se extienda el Estado de Excepción y el propio presidente de la Asamblea Nacional declaro que “cerraran las fronteras que haga falta”, creo que más claro no canta un gallo, las intenciones están de anteojitos, el juego de la bendita guerra económica y de los constantes magnicidios y demás yerbas, tan solo buscan seguir sembrando el temor, continua el empeño del régimen de no atacar los verdaderos males que padecemos los venezolanos y de no dar respuestas necesarias a la grave crisis alimentaria y de salud que atravesamos, por el contrario insiste en desperdiciar el tiempo y llevarnos a situaciones de extrema gravedad.
El presidente declaro que con un día de cierre de la frontera con Colombia, nos habíamos ahorrado un millón de barriles de gasolina que no se fueron del país, bárbaro, ¿Cómo saca un bachaquero tamaña cantidad?, ¿por dónde sale eso?, no le dé más vuelta, sale por las vías principales, con la anuencia y complicidad de las autoridades, así de sencillo.
Los venezolanos si estamos en excepción, vivimos en la constante zozobra de una inseguridad que nos mata y asesina a diario, de una monstruosa escasez que nos obliga a deambular de cola en cola a ver que conseguimos y de un gobierno que en lugar de gobernar, se dedica a buscar enemigos imaginarios y no asume su única y definitiva responsabilidad.
Este modelo fracaso y no habrá excepción que lo salve, su empeño de continuar por este camino es su mayor perdición, acallar voces, censurar, amedrentar, perseguir será inútil, la viabilidad de este dizque socialismo fue un fiasco total, ojala que les quede alguna cordura y entiendan que ya se acabó su tiempo.

jueves, 20 de agosto de 2015

#Venezuela : Dos países.

Este es definitivamente un régimen de campeonato, y sus funcionarios de cualquier tamaño o posición sin lugar a dudas, se han convertido por muchísima distancia en verdaderos ases del mismo, incluso han llegado a tal nivel de especialización que no parecen tener sustitutos en el tiempo, muy por el contrario, la profunda huella que han dejado en cada sector de nuestra sociedad, nos acompañara por unos cuantos años más, es que el daño ha sido apoteósico.
Una de sus principales banderas ha sido la mentira de la inclusión y se han convertido en campeones de la exclusión, prometieron arrancar de raíz a la corrupción y hoy estamos infectados hasta los tuétanos del ladronismo oficial, en lugar de tener una casa bien equipada tenemos a los bolsillos de pocos bastante equipados con buenos billetes, son los vencedores de la patria, pero no la de la calle, no que va, la verde, la de la bendita moneda que tanto critican, pero que tanto les gusta y de la que tanto dependemos, fruto de su enorme actuación para derrotar a todos las factores productivos que teníamos en el país y sustituirlos con mercaderes de puertos, habilidosos ases que han hecho fortuna entre conteiner y conteiner, son como piratas del caribe, aunque de gustos y vestimenta mucho más refinados, les encanta viajar por tierras capitalistas, degustar exquisitos manjares y darse el lujo de volar en exclusivos aviones privados, socialismo para los bolsas diría yo.
Mientras estos campeones de la revolución se regodean y gozan a sus anchas, existe otro país que intenta por todos los medios posibles sobrevivir al desastre, a la realidad, a los golpes reales, a la angustia de tener que hacer docenas de horas en una cola, intentar comprar lo que estén vendiendo, arroz, pollo, leche, lo que sea, ver si les alcanza las cuatro lochas que se ganan, en un bolívar súper devaluado y rezar para que no venga algún campeón del hampa a arrebatarle lo que tanto costo conseguir, un día normal para la gran mayoría de los venezolanos, esa a la que le ofrecieron castillos de inclusión y que han terminado de entregarle ranchos de pelazón y hambre continuada.
Porque ciertamente hay un quiebre en el país, pero no el que constantemente prolifera por los medios de comunicación oficiales, tampoco el que ponen a circular las miles de focas que tiene el gobierno, para intentar seguir mintiendo y manipulando en las redes sociales, el rompimiento se dio, ya la gente en la calle conoce perfectamente quienes son los verdaderos responsables de este monumental fracaso, nada tiene que ver nuestros vecinos del norte en este peo, los campeones de la ruina están aquí, nos han gobernado por más de 16 años, han tenido los ingresos más grandes en nuestra historia, la antigua, la vieja y la nueva, no existe comparación alguna con la destrucción que se ha hecho a nuestro modo de vivir, nos devolvieron de un solo tiro a los siglos pasados, a pasar horas y horas sin luz, a tener que bañarnos con tobitos y que el agua no llegue por tubería, son como las langostas, acabaron con todo.
Vivimos la época del Jet Set rojo, de la ostentación y el poder sin pudor, de las cientos de fortunas mal habidas, tratadas con conocimiento de causa desde las propias trincheras del chavismo, voces que han mostrado al otro país la podredumbre del poder, de quienes no hacen cola ni nada parecido para comprar, hacen mercado en las islas del caribe, con bastante variedad y suficiente billetes verdes para darse sus lujos, son los hijos predilectos de esta revolución, los que entendieron que la necesidad y la pobreza son para los pendejos, que se creyeron el cuento de la igualdad.
Dos países claramente definidos, el poder de quienes mandan hoy y los demás, pocos brutalmente ricos y muchos literalmente pobres.

Las entrañas de la Conspiración: El rostro del cero.

Para mí el cero es eso, un cero, algo que de alguna manera simplemente no tiene un valor tangible, me imagino que los matemáticos se deben jalar los pelos ante tal vulgar definición, pero bueno yo en matemáticas siempre fui malo entre los malos, así que tan solo expreso lo que representa a mis ojos este redondo número.
La cosa cambia radicalmente si hablamos del gobierno, de sus funcionarios y de sus redes de inteligencia tropicalizada, el terror y la obsesión por el guarismo de marras es apoteósico, parece que hasta desarrollaron un programa para las redes sociales, donde se activa un alerta si alguien lo utiliza y si va acompañado de la frase: un cero a la izquierda, la cuestión toma ribetes de seguridad de Estado, me imagino que ya yo prendí algún bombillo con lo que hemos escrito hasta ahora.
Parece un asunto de sensaciones, de esos efectos mentales a los que el régimen tanto les gusta acudir, para explicar temas delicados, que se les escaparon de las manos, sin embargo, creo que la situación realmente no es tan sencilla ni tan remotamente fácil, este pasado martes en Puerto Cabello el sol estaba abrasador, la gente en la calle buscaba afanosamente alguna sombrita para palear su rayos, pero a eso de las 5:20 pm todo se oscureció de repente y empezó a caer un tremendo palo de agua, estaba en Rancho Grande y ahí vi el rostro del cero, venezolanos hacían cola, como es normal, diario y necesario en este país para poder comprar algo que necesitemos, en un establecimiento de la zona, eran las 7:30 pm y la lluvia no cesaba, pero la gente no se movía, hombres, mujeres y lamentablemente niños, aguantaban estoicamente el chaparrón, tenían que hacerlo no hay de otra.
Lo que paso en San Félix ya ustedes lo saben, las explicaciones oficiales también, dicen que paso en otros lados, a mí no me consta, lo que sí puedo atestiguar es que lo palpado en Maturín y Valencia en estos últimos días, es de un ambiente pesado, las emociones de los que vivimos aquí es de desesperanza, junto con una resignación mezclada con una peligrosa y latente rabia interior, estamos permanentemente a la defensiva, nos comportamos colectivamente como esperando que nos digan algo para responder, el rostro del cansancio se ha posicionado de nuestros días, adonde sea que estemos siente la dureza de las miradas, la masa no está para bollos, pero desde el poder definitivamente o no les importa, o viven en otro mundo totalmente diferente a este, en lugar de intentar tomar medidas que procuren ir dando solución al tema de las escasez y a la falta de producción nacional, insisten en buscar imaginarios enemigos, guerras absurdas que nadie se las cree y en acusar a quienes defendemos el cambio democrático de cualquier barbaridad que a ellos se les ocurra, están como decía mi abuela, meando fuera del perol, se les perdió por completo el norte de esta nación, en todos sus Estados y en todos sus municipios, les quedo grande Venezuela.
Lo más triste es observar como la única acción frente al drama que estamos viviendo sea la persecución y la aniquilación política del adversario, en lo absoluto se dedican a gobernar, por cierto para eso fueron elegidos, parece que ya sus mentes no les dan para más nada que el absurdo y la estupidez, pasan al lado de colas y colas, ven a diario las caras de la gente pero no su interior, como el agua que pasa entre las manos, las cosas se les va de a poco y no hay reacción positiva, creo que al final de verdad se creen las mentiras que a diario promocionan por todos los medios de comunicación.
La realidad la puedes manipular, incluso intentar maquillarla, pero sino la resuelves estará ahí y llegara su momento donde saldrá con rostro real, te guste o no, el cero no daña, la corrupción y la incapacidad sí.

Desde VTV: La hora de Barbie.

El divorcio con la realidad es total, la arenga a todo pulmón sin sentido y sobre nada tomo la batuta, no importa lo que se diga, mucho menos como, lo fundamental es seguir hablando de amor y revolución, patria y socialismo, oligarquía y pueblo, después se verá como se hace, ya se sobrepasó a Eudomar, ahora simplemente se miente de frente y sin pudor.
Fue el martes, en plena plaza bolívar de este Estado oriental, la gobernadora oficialista se desgaritaba por el cumpleaños del eterno, una runfla de color verde oliva la escuchaba sin mayor atención, es que ya la masa no está pa´bollo, peor, muy pero muy cerquita, una verdadera marea de gente se caía literalmente a coñazos frente a un establecimiento que estaba vendiendo pañales desechables, aquí ciertamente no se olía mucho en el ambiente ni amor, ni revolución, lo que si sobraba eran las caras de la amargura, del desencanto y de la rabia contenida, la ciudadanía en nuestro país hace rato que le cedió el puesto a nuestros instintos más básicos, al salvarse quien pueda y definitivamente a la “ley” del más fuerte, el que se meta en estas inhumanas colas debe estar dispuesto a repartir, aguantar y soportar empujones, menta de madre, arañazos y darle unas vacaciones a su olfato, lo que hay es esto señores.
No hubo un día, de estos 10 que pase por mi tierra natal, que no hubiese kilométricas colas para comprar desde harina, hasta dos bolsitas de a un kilo de jabón para lavar, eran realmente aglomeraciones de más de 300 personas en cada lugar, no son cuentos chinos, el padecimiento de la gente es diario, palpable y definitivamente comprobable, sin embargo, cuando lees la prensa local o escuchas a los personeros oficiales hablando, uno llega a dos conclusiones sencillas, o la gigantesca mayoría estamos locos de perinola, o estos carajos hace rato que se disociaron de la realidad de Venezuela y viven una especie de cuento de Barbie y Ken tropicalizados, donde todo es una especie de cantar, bordar y soñar con la fuerza infinita del cariño virginal.
Pero es que la cosa no solo se queda aquí, el grado de estupidez a la que han llegado los hilos del poder parece no tener fin, a uno de estos innumerables Vice presidentes rojos, no se le acaba de ocurrir mejor idea para combatir esta situación, que la desplegar a 3000 fiscales que van a revisar maleta por maleta en cada terminal de este país lo que gente lleva, es más, hace apenas pocos días una señora de la tercera edad me comentaba indignada como en plena autopista, en horas de la madrugada fueron bajados del autobús por la Guardia Nacional en el que venían y les fueron abiertas las maletas sin ton ni son, el derecho humano y la dignidad de estos tipos no parce estar en su vocabulario, sencillamente se fue directo por la cañería.
Ah caramba pero es que hasta un directivo de la cámara de licores fue detenido, yo diría más bien secuestrado, por funcionarios del bendito SEBIN, porque claramente el hombre declaro que pronto habrá escasez de nuestra famosa espumosa, por las deudas del ejecutivo con el principal productor nacional, ¿atentó contra la patria?, ¿creo zozobra?, no vale, expuso la verdad, dijo lo que ciertamente ha producido la nefasta política económica de este régimen, en todos y cada uno de los sectores productivos de este país, claro, la piel del amor rojo está ya en máximo estado de sensibilidad y las costuras de su tan cacareara democracia revolucionaria simplemente se le ven por todos lados y aunque se tongonee, el bojote no lo puede ocultar.
Así mis buenos y desocupados amigos, la hora de la quejadera colectiva debe dar paso a la toma de conciencia, nadie va a venir a resolver nuestros problemas, ni a llorar nuestras angustias, solo está en nuestras manos y nuestros corazones, sencillo.

En #PuertoCabello El Príncipe de Barcelona.

La primera vez que fue elegido por el pueblo como conserje de la comarca empezó barriendo bien, parecía que aun dentro del profundo resentimiento del linaje rojo, existían personas dispuestas a realizar el trabajo para el que eran nombraros, incluso las castas medias de las haciendas de la Sorpresa, Rancho Grande y de Cumboto Norte, votaron entusiasmadas y convencidas que este párvulo político les devolvería algo de bienestar a sus vidas, su pasantía por el lejano país del norte y su recorrido por viejas tierras cristianas en Europa, parecían ser una buena carta para la ciudad.
Limpio, pinto, creo la gendarmería municipal, vocifero que acabaría con la total y absoluta anarquía de los gandoleros y las empresas de transporte, total que el hombre iba más o menos bien, lamentablemente al poco tiempo lo engullo su propia salsa, todos los jueves desde la plaza principal, junto a su sequito, se empezó a dedicar a insultar, humillar y amenazar a todo aquel labrador que osada llevarle la contraria y le exigiera, que empezará a cumplir las promesas que lo llevaron al poder, una de las más emblemáticas fue la oferta de levantar en los predios de La Salina, la bicoca de 5 mil moradas para la gente más humilde de su, según él, su querido pueblo, hasta en los tuétanos pues, pero la cosa no paso de ser un vulgar engaño para allanar el camino del gran Imperio Chino que empezaba a tomar posesión del Cantón de Cabello.
Tuvo, sin embargo, una impelable posibilidad de remendar el capote, cuando desde los más altos mandos de Corona se ordenó tomar a lo macho todos los puertos del país, en lugar de colocarse al lado de quienes lo eligieron para defenderlos de verdad, se plegó a la borrachera de venganza e inquina que triunfaba cada día más en las huestes oficiales, orondo llego, incluso a arrebatar lo que por derecho correspondía al poder regional, naves de guerra y batallones del ejército tomaron por asalto las instalaciones del otro puerto, el turístico, adentro tan solo civiles desarmados y con solo la fuerza del derecho y la verdad le hicieron frente, pero ni modo, gano la fuerza y la maldad, inicio su indetenible carrera hacia lo que todos sus camaradas ya habían hecho.
Ya no le gustaba mucho el propio pueblo, que según el repito, lleva hasta los tuétanos, la anarquía era el pan de cada día en las calles y autopistas, los semáforos volvieron a ser adornos guindando, la municipal rompió los records Guinness de matraqueo, los motorizados se hicieron amos y señores de cuanto hueco sirviera para montar sus infernales máquinas de dos ruedas, lo único que se movía era la construcción de los sueños personales del conserje, nada que ver con lo que la ciudad necesitaba y reclamaba, para él era mucho más importante montar espectáculos circenses en carnaval, que realizar las gestiones para que el agua le llegara a los pobladores por tuberías o que tuviéramos de verdad un sistema de recolección de basura idóneo y cónsono con los millones que produce nuestro puerto.
Escogido nuevamente en segundas elecciones, decidió que esto no es realmente lo que quería, su alcurnia estaba mucho más arriba de la de ser un simple mayordomo de un pueblo, aparte que estos porteños no se comportaban como súbditos y vivían reclamándole permanentemente por cualquier situación, que si la luz, que no hay harina, que el tetero de los niños, que les manden un poquito de agua, como si no tuviera cosas más importantes que hacer: ir al teatro contemporáneo de la Soborna, pasear por el arco del triunfo, disfrutar de la buena vida con los Catalanes, gente de abolengo, no cualquier pendejo de este cantón, entonces estuvo convencido, entendió que su futuro estaba allá, lejos de estas costas, en tierras azules y como el Príncipe de Barcelona.

#Venezuela : Capitulo 16 y medio.

Son las 3 de la mañana, aun somnoliento siento como el autobús se detiene, escucho voces afuera, corro un poco la cortina y veo uniformes verdes de aquí para allá, trato de averiguar donde estamos, de repente se abre la puerta y un guardia bastante mal encarado nos exige bajarnos, ahora sé dónde estamos, llegando a Puerto La Cruz en un peaje, nos ponen en fila como delincuentes y empiezan a revisar las maletas, si, así como lo lee, en la madrugada, en plena carretera y como si viniéramos saliendo de algún penal, las fuerzas militares venezolanas realizan una requisa en busca de ¡productos regulados!, según ellos esto es parte del combate a la guerra económica.
Indignación, rabia y creciente sentimiento de impotencia se apodero de todos los que estábamos viajando, aquí literalmente no importaba un carajo cuales fueran tus inclinaciones políticas, simplemente se nos enseñó una vez más, la cara real de un régimen a quien hace rato se les perdió la brújula de este país, destruidos y secuestrados nuestros derechos económicos y políticos, poco les preocupa el tema de los derechos humanos, la revolución debe continuar en harapos, desnuda y como sea.
Estamos inmersos en el pantano de su propia creación, como en una novela de terror, el gobierno ha venido avanzando en cada capítulo en el arrase de todas las bases posibles que hacen viable a una sociedad, el empeño de su obstinada ambición parece no tener límites, la dramática cotidianidad que padecemos todos, definitivamente no existe para ellos, su modelo económico y político no admite discusión y por lo tanto hacen oídos sordos de cualquier propuesta que simplemente no les guste, se atrincheran en su poder, ni creen ni buscan dialogo y solo lo usan para ganar tiempo, se les olvida que hay cosas que no se pueden ocultar, puedes hacerte el loco, pero no por eso se irán.
El daño es total, recuerdo hoy a mis padres, quienes en vida siempre procuraron darle lo mejor a sus hijos, ninguno de ellos era rico ni nada por el estilo, mi madre oficinista y mi padre vendedor, nos inculcaban la necesidad de mejorar como personas, como seres humanos, de ver los mejores ejemplos para avanzar hacia allá, hoy en esta Venezuela tomada por asalto, las cosas han cambiado radicalmente, aunque no para bien, en estos días alguien discutía en defensa del gobierno y la perla de la conversación fue cuando simplemente llego a la conclusión que ciertamente estábamos mal, pero que no importaba, habían países peores que nosotros, bárbaro, el conformismo en un nivel galáctico, mal de muchos consuelo de tontos.
Me imagino que quienes lo ven así, se conforman con que no seamos el país con más homicidios del mundo, sino el segundo, es decir, hay un país peor que nosotros, que tampoco somos campeones en corrupción, estamos cerca, pero unos más ladrones nos superan, mucho menos nos debe preocupar que no se consiga leche, ni harina, ni pollo, ni arroz, hay otras naciones que simplemente les llega muy de vez en cuando y en paquetes que les lanzan los aviones de las naciones unidas, ¿así que cual es el problema?, claro estamos mal, pero unos están peor que nosotros.
Y ahora en el capítulo 16 y medio, el ex ministro Navarro suelta esta perla: “…entre el 2006 y el 2014 se fugaron de Venezuela más 200 mil millones de dólares...”, un pendejaita pues, un país sometido a un brutal control de cambios por parte del gobierno, ¿Quién saco estos reales?, ¿Los bachaqueros, la derecha, la guerra económica?, las respuestas todos las conocemos, que algunos volteen la cara, es otra cosa, la tinta para seguir escribiendo esta nefasta historia se está acabando, además el papel que se usa ya no para más inventos, solo y solo el régimen será el único responsable del desenlace de esta novela nuestra.

sábado, 11 de julio de 2015

Entre lentejas y teleféricos.

A 900 bolívares llego el kilo, el saco paso de costar 4500 a 26000, yo no soy economista, pero igual que ustedes se sumar y restar, solo hacen falta los ojos bien abiertos, para poder ver todo lo que nos está pasando, ni siquiera se necesitan lentes, es demasiado obvio el nivel que la crisis ha alcanzado.
Al mismo tiempo nuestros hermanos en Guasdalito la están pasando realmente mal, más de 45 mil personas están afectadas dramáticamente por las inundaciones, algunos dicen que se pudo evitar esta situación, si se hubiesen realizado las obras que desde hace mucho tiempo exige la colectividad, sin embargo, lo que ciertamente indigna es ver cuáles son las prioridades del gobierno, las elecciones de su partido están en primer término, después lo demás.
Y si miramos hacia nuestra industria petrolera, Amuay desnuda finalmente el indetenible deterioro que ha sufrido Venezuela a manos de los actuales gobernantes, dese una vuelta por la península de Paraguaná y vera en toda su magnitud de lo que le estoy hablando, la desidia y el abandono de la que junto con Cardón, forman el segundo mayor complejo de refinación del mundo, es lo que prevalece, en lugar de procesar el millón de barriles por día para lo que está capacitado, apenas llegan al 50% y solo en ocasiones, uno siente una profunda decepción al sentir como en apenas 16 años, la destrucción de nuestro país ha ido avanzando sin pausa.
Frente a todo esto lo único que seguimos viendo son más y más discursos, arengas desde la Asamblea Nacional para tratar de seguir engañándonos, discursos cargados de un falso y manipulador nacionalismo para intentar revertir lo inevitable, parece que abandonaron definitivamente el mandato de ejercer el gobierno y solo se dedican, a conservar el poder por medio de la mentira y la amenaza, no existe la acción oficial que trate de resolver los ingentes y graves problemas cotidianos por los que tenemos que pasar, cada uno de los burócratas rojos anda en su propia búsqueda de ver como se salva del desastre final.
En Puerto Cabello, principal puerto de este país, la realidad no es diferente, un alcalde dedicado a viajar por el viejo continente es lo que marca la pauta, mientras tanto la ciudad atraviesa una profunda crisis de suministro de agua que solo ha sido superado por llegaron las lluvias y volvieron a llenar los embalses, lo demás es pura publicidad, pretender que repartiendo tanques y dando vueltas por el pueblo con camionetas se solucionaba el problema, no es más que un nuevo intento por tomar por pendejos a los porteños, los que vivimos aquí, allá los que no, esperamos y exigimos tener agua como debe ser: por tubería, bastante dinero ha generado el puerto para que a estas alturas del juego, estemos todavía como en el siglo XIX, recogiendo el agua por tobitos y bañándonos con totuma, yo les garantizo que en Barcelona-España, solamente hay que abrir el chorro y listo, ¡ah mundo Barquisimeto!
Claro, ya sale la enorme maquinaria de manipulación y amedrentamiento que tiene el régimen en cada zona a hacer su trabajo, se denigra, se ofende, se insulta, pero no se da respuesta adecuada a la problemática, se sigue el juego de intentar aniquilar al enemigo moralmente, total todos los poderes están a su servicio y los usan sin pudor, yo quisiera saber dónde están los millones que según el mismo alcalde, le aprobaron para construir su teleférico, o las 5 mil casas que ofreció en las Salinas, o los ferry que iban a llegar al puerto turístico, por cierto hasta el techo de las instalaciones se lo robaron, es que todo lo que llegan a tener simplemente lo destruyen, lo acaban.
No podrán hacernos callar, seguiremos al lado de quienes hoy más que nunca luchamos por un cambio, la calle, hace ya rato que dice lo que pasara.