viernes, 12 de febrero de 2016

#Venezuela "Entre Conjura y Conjurados."

Nada parece frenar el frenesí revolucionario hacia su propia destrucción, arrastrándonos a todos en su locura, la escasa sensatez de algunos de ellos, ha sido sustituida cada día con más extremismo, los tambores de la guerra se han convertido en su único mensaje, reducidos y atrincherados en un poder temporal, no terminan de asimilar que la inmensa mayoría del país anda exactamente en sentido contrario a donde insisten en llevarnos.
El divorcio con la realidad es profundo, se convencieron de sus propios discursos, creyeron la historia de la fase superior del comunismo, “cuando desaparecidos el estrecho horizonte del derecho burgués, la riqueza colectiva fluya más abundantemente”, claro, en este caso mientras nos llevan hacia la suprema felicidad, fueron saqueando las arcas públicas, se enriquecieron brutalmente a costilla de todos nosotros y ahora quieren terminar de acabar este cuero seco, agujereándolo por todos lados, no tiene paz con la miseria.
Todo, todo lo malo que pasa en Venezuela es culpa de algún siniestro imperio, de alguna terrible conspiración de las derechas internacionales, del masivo derroche y consumismo de los venezolanos o peor, que no se hizo una economía productiva porque teníamos un pueblo analfabeta, como lo ilustro hace poco el flamante delfín chavista de la Asamblea Nacional, es decir, que estos 17 años del proceso son apenas el principio de más o menos un siglo de ensayo y error, para poder encaminarnos hacia un país potencia.
Lo cierto es que la crisis avanza a paso de vencedores frente a la inacción del poder revolucionario, ante las propuestas del sector privado se responde con descalificaciones y amenazas, frente a un poder legislativo que exige cuentas y no cuentos, se procura reducirlo a un simple jarrón chino, no existen puentes para procurar un dialogo, es el propio régimen quien se empeña en dinamitarlos uno a uno, dicen desde sus alturas que como sea instauraran su socialismo tropical, no dejan rendijas para explorar soluciones y quienes se arriesgan a llamados a la cordura terminan vapuleados, triturados y despachados por la enorme maquinaria mediática oficial, es que estamos en una lucha de clases insisten.
No terminan de entender que ver hacia otro lado, no hace que lo que viene se detenga, la gente en la calle habla un idioma totalmente diferente a sus arengas, es el sentir de la desesperación por una crisis económica, que diariamente los lleva a deambular de cola en cola buscando alimentos, es la rabia de ver como se les va de la mano la vida, tratando de conseguir la medicina que no aparece, es el terror y la impotencia de saber que su propia existencia depende de la suerte de no estar donde el malandraje decida actuar, es que ya en esta tierra de gracia no se consigue ningún lugar realmente seguro.
Respuestas, eso es lo que piden a gritos los venezolanos, alternativas que les permitan saber si existe alguna salida ante tanto desastre, y ojo, no tienen preferencias de quien o quienes terminen siendo los que cubran sus expectativas, si bien es innegable que hoy una buena parte se sienten identificadas con los partidos agrupados en la MUD, no es menos cierto que el nivel al que ha llegado la crisis, aunado a la apoplejía gubernamental, abren una peligrosa caja de pandora que nada ni nadie puede pronosticar, es un terreno muy espinoso, debido a que ya a estas alturas, los cimientos de la sociedad han venido cediendo de una forma continua y acelerada, la anarquía hace tiempo se ha hecho dueña y señora de lo que era una precaria institucionalidad.
Nos hemos convertidos en la conjura y en conjurados, desde el régimen lo único que vemos es activistas cargados de gasolina y fósforos para apagar el fuego, el tema que prevalece es acabar con todo y en el ínterin destruir la posibilidad de una esperanza que pueda indicar alguna solución, el juego por el que se ha decidido, es el más irresponsable que pudiese haberse escogido, la historia latinoamericana y la nuestra, está repleta de aventuras mesiánicas que terminaron de la peor manera, nadie sale victorioso de la ruina y el arrase, una crisis económica para un país como el nuestro, si bien requiere de sacrificios y gran esfuerzo colectivo, en lo absoluto se compara con las consecuencias de generar golpes, estallidos o cualquiera acción fuera de la democracia y la constitución, los tiempos se agotan y lamentablemente los gritos del silencio cada día retumban con más fuerzas en los muros que nos encierran.

domingo, 31 de enero de 2016

#Venezuela Basta de cálculos políticos.

Hace rato que en Venezuela las cartas están echadas, no existe rincón de nuestra patria que no haya sido enlutada por el hampa, el rojo nos marca nuestra cotidianidad estos últimos 17 años, la industria que no ha sido expropiada, ha sido destruida o llevada a su mínima expresión, sobreviven pocas, como un recordatorio terco de nuestra todavía reservas de rebeldía, es posible sin embargo, que algunos todavía no hayan caído en cuenta de lo que realmente está pasando, otros simplemente intentan seguir con el tema de mirar hacia otro lado, mientras unos indiferentes continúan como si esta cosa no me toca y definitivamente muchos, pero muchos, tienen literalmente el corazón en la mano.
Han pasado aproximadamente más de 60 días desde el 6D, y no digo exactamente el tiempo, porque en esta época nada es taxativamente como es, cosas de la que estábamos anteriormente seguros ahora nos dicen que no es así, la inseguridad no es un hecho, es tan solo una sensación, preocupante si, pero únicamente en nuestra psiquis, la inflación en lo absoluto existe, es que insistimos tanto en hacer colas para comprar, que simplemente encarecemos todo por nuestra propia culpa, los enfermos no logran conseguir su medicina, sencillamente porque la caja de antibióticos se la tomaron toda en un solo día, al final de acuerdo a la filosofía de quienes gobiernan hace años este país, no tenemos alimentos para cubrir las necesidades básicas, por la inmensa flojera de no haber sembrado en la terraza del apartamento un manojo de cebollín, un ramillete de cilantro, un mogote de pimentones rojos y unos quintales de café.
Nos alcanzó el pasado, quienes prometieron llevarnos hacia un futuro signado por la grandeza, la magnificencia y la inmortalidad, solo han mostrado infinita capacidad para asolar, corromper y acabar, lo poco o mucho, de bueno que pudo haber existido aquí, ahora se nos levanta este presente con toda su furia y su desgarradora realidad, ya nadie necesita que le digan como sobrevivimos los venezolanos, incluso quienes aún intentan darse explicaciones extraídas del libreto del imperialismo y demás yerbas, todos coincidimos, todos padecemos este maremoto de demolición social, institucional y afectiva, ya los diques que todavía contienen esta maltrecha situación están a punto de terminar de reventarse, el tiempo de las supuestas buenas intenciones se acabó, de los maromeros, de los camaleones y de los que siempre quieren cambiar todo para no cambiar nada, ahora toca el momento de las decisiones de estadistas, de rectores y conductores con guáramo, inteligencia y honestidad.
Es que 20 horas para llevarse 2 harina pan y un paquete de cuatros rollos de papel tóale, o de soportar desde la madrugada para comprar una bombona de gas ya se hizo demasiado, deambular desesperado para adquirir una medicina de vida o muerte, o resignarse a llorar desconsoladamente a un familiar asesinado por la delincuencia ya sobrepasa más aguante, sentir que cobrar la quincena es como si nada hubiese pasado o que tu liquidación de años de trabajo, solo te alcance para un par de zapatos, un vestido, un pantalón, una regular camisa y unos shores y ropa interior ya rompió cualquier capacidad de paciencia, llegamos a una parte del fondo, calidad de vida se ha convertido en un eufemismo que suena hasta chocante, el hoy es luchar para intentar sobrevivir, y eso por donde se mire hay que darle un freno, ya no se puede seguir jugando ni con la entereza, ni con el futuro de los venezolanos.
Ya basta de cálculos políticos, de seguir sacando cuenta de lo que cada quien pueda obtener si se da tal y cual cosa, de la loca carrera que más de uno ha iniciado hacia unas supuestas elecciones a la gobernaciones o alcaldías, este país se encuentra en una profunda y prolongada terapia intensiva, el manido modelo que se intentó imponer a troche y moche por estos ideólogos de cafetín, ha entrado en su fase terminal, las más peligrosa por cierto, la que más puede originar situaciones que nos podrían llevar a impensables escenarios de miseria y confrontación de no asumir la clase política dirigente el verdadero rol que le toca ejercer, es hora de plantear la ruta constitucional de manera franca y clara para cambiar este régimen, no hay planes b, ni c, de continuar este tira y encoje sin resultados, esta especie de juego perverso a ver quién se cansa primero, quien abandona o peor que se termine de derrumbar esto, abrirá una caja de pandora de incalculables consecuencia para Venezuela y los venezolanos.

martes, 19 de enero de 2016

#Venezuela ¿A las puertas de que?

No se puede seguir lloviendo sobre mojado, los tiempos sociales cada día superan más y más a los tiempos políticos y constitucionales, mientras nos distraemos ante el espectáculo del gobierno intentando salvar no sé qué cosa, la gente anda en la calle procurando salvar ya no la quincena, ni siquiera la semana, no que va, la cuestión es muchísimo más vulgar, es el día a día, es ver como hace para lograr resolver la papa de esas 24 horas, vivimos al filo de nuestra propia existencia.
Nadie tiene que decírselo a ninguno de nosotros, solo en el camino es que vemos los rostros de la profundidad de la crisis, no existe rincón de nuestra tierra que no haya sido sacudido por este terremoto económico, la angustia es la moneda común en cada conversación de esquina, como nunca infinidad de comercios aun no abren sus puertas, algunos inclusive no tienen intenciones de volver a abrir, las pocas industrias que aún quedan de pie, estiman que quizás luego de carnaval puedan volver a trabajar, el alcance y dimensión de la crisis ha superado cualquier análisis de oficina, sin embargo, desde el régimen se insiste en caer en el lugar común, en seguir declarando como si estuviésemos transitando un pequeño bache, o no tienen real sentido de lo que nos pasa o sencillamente su grado de irresponsabilidad ya cruza los límites de una acción criminal.
Basta leer las declaraciones de los miembros del gabinete económico para caer en cuenta de la total falta de conexión con los que nos pasa, Venezuela no va a salir de esta crisis en 60 días, esa mentira simplemente seguirá hundiéndonos más profundo en este barranco revolucionario, aquí no solo fracaso estrepitosamente este bendito modelo, la corrupción carcomió inmensos recursos que pudieron haber eventualmente haber mejorado nuestra situación, inmensas fortunas y prósperos negocios han hecho y siguen haciendo, los enchufados del régimen, me atrevería a decir que estos robos al dinero publico representarían fácilmente unos cuantos presupuestos nacionales, el saqueo ha sido escandalosamente grosero, abundante y sin escrúpulos de ninguna clase.
Igualmente la política de compras de conciencia ha dragado permanentemente los recursos del país, por un lado han sido millones los que se han usado en cada una de las múltiples elecciones que hemos tenido a lo largo de todos estos 17 años para ganarlas, como jamás se había visto el patrimonio de todos ha sido usado frontalmente en cada campaña electoral, se ha regalado de todo, se han usado todos los bienes del Estado para beneficio de una parcialidad política, se han dilapidado presupuestos de ministerios, gobernaciones y alcaldías en la tarea, han manejado las arcas públicas como les ha dado la gana, robo masivo diría yo, pero es que también lo han hecho hacia afuera, han sido millones y millones los que este régimen ha regalado como donaciones a decenas de países para comprar sus votos en algún organismo internacional o para que se haga la vista gorda de lo que aquí pasa, se han firmado convenios que solo ellos conocen en detalle, pero que ciertamente dañan y continúan con el desangramiento de nuestros recursos.
¿Sembrar lechuga y apio españa en su casa, resolverá la crisis?, parece un chiste la pregunta, lamentablemente es muy serio cuando un gobierno reconoce la crisis, pero en lugar de empezar ellos a dar el ejemplo, aumentan la burocracia en más ministerios y uno tan folklórico como el de tierras urbanas, la locura definitivamente esta enquistada en todo este gobierno, dudo que existan algún hueso sano y si lo hay, peca irremediablemente por omisión, porque continuar con la cantaleta de guerra económica es el signo de que todo sigue igual, para nada se asume la total responsabilidad en el quiebre de más de 8 mil empresas, en la demencia de haber expropiado miles de hectáreas productivas y convertirlas en desiertos, en cercar a la iniciativa privada hasta hacerla solo subsistir a duras penas, en la escalofriante proyección de una inflación de más del 500% para este año, el tiempo hace rato que nos alcanzó y no deja margen de maniobra, entendámoslo de una vez por todas, para salir de esta crisis el modelo debe cambiar, así de simple.

jueves, 7 de enero de 2016

#Venezuela Legislar y controlar.

Las cartas están echadas, fuera de las escaramuzas del día y los desplantes y soberbia de los diputados del oficialismo, la alternativa democrática definió de manera clara y directa los caminos que empezamos a transitar a partir de ahora desde la nueva Asamblea Nacional, primeramente se esbozó la agenda parlamentaria de la unidad, dejando claro que ahora se viene a legislar no a delegar y finalmente se pusieron los puntos sobre las ies del cambio de gobierno de manera legal, constitucional y electoral.
El marco de las nuevas leyes o reformas de las ya existente pretende generar el adecuado ambiente legislativo para empezar a salir del desastre hasta donde nos ha llevado el régimen, una ley de producción nacional, de resguardo del salario, de consolidación de conquistas sociales, de titularidad de viviendas, de reversión de expropiaciones y una ley con impacto en el área de corrupción y en el área económica, de revisión de convenios, marcan las primeras prioridades de la agenda.
El tema recurrente es que sean eliminadas las ilegalidades y trabas legislativas al desarrollo económico de la Nación, pero al mismo tiempo iniciar una lucha sin cuartel contra la bestial corrupción que ha ocasionado gigantescas fortunas con dineros públicos, robándole a cada uno de los venezolanos la posibilidad de disfrutar de obras que mejoren su calidad de vida, es un hecho normal en Venezuela de cientos de obras que se anuncian y o no se empiezan, o no se terminan o simplemente terminan siendo los propios ranchos, por ejemplo, en el área de electrificación, los recursos que han sido aprobados para estabilizar el sistema nacional de electricidad deberían de haber sido muchísimo más que suficiente para que nadie aquí tenga que sufrir apagones o racionamientos.
Legislar y controlar toca ahora, revisar hasta los tuétanos a donde han ido a parar los millonarios recursos que ha manejado el régimen en todas y cada una de las instancias públicas, revisar los millones aprobados para que Puerto Cabello, ciudad que tiene el principal puerto de este país, no tuviese más problemas con el agua, porque o están los reales o están los pozos, o definitivamente se los robaron y alguien debe ser responsable de tal desaguisado, pero es que también hay que ver que paso con los otros millones aprobados para resolver el problema de la represa de Canoabo, les llegó la hora a ministros, alcaldes, gobernadores y funcionarios públicos con responsabilidad administrativas de entregarles cuentas a los venezolanos, de responder que han hecho con los dineros públicos que han manejado y cuáles son los proyectos presupuestados para este año, su estatus y su ejecución, se acabaron los tiempos de hacer lo que me dé la gana, iniciamos la era de entregar cuentas, de responder con transparencia el porqué de cosas que no funcionan a pesar de haberle inyectado millones y millones, así de sencillo.
Esa primaria responsabilidad de la nueva asamblea también viene acompañada de devolverle la alegría a nuestro país, podemos masticar chicle y caminar al mismo tiempo, la liberación de los presos políticos y el retorno de los exiliados es el paso necesario para la reconciliación nacional, nadie puede estar privado de su libertad simplemente por pensar distinto, tras 17 años en el poder sencillamente este modelo arcaico y retrogrado fracaso, lo peor es que insisten en meternos sistemas que no aparecen por ningún lado en nuestro marco legal, no aceptan su responsabilidad en la total ruina a la que nos han llevado, y frente a su arrogancia y soberbia, es necesario iniciar la ruta para el cambio constitucional que está estipulado de forma contundente en nuestra constitución.
Así a no equivocarse, la lucha democrática que hemos realizado todos estos años apenas comienza, y el camino es peligroso y muy duro.

jueves, 31 de diciembre de 2015

#Venezuela Viva la esperanza!

Ultimo día del año, nada fácil ha sido el transitar por este periodo a los venezolanos, mucho menos intentar, en pocas líneas, resumir lo acontecido y al mismo tiempo tratar de enviar algún buen mensaje que sirva para renovar nuestra fe en un mejor 2016.
Es que es demasiado y les confieso que la ideas han llegado debocadas y desordenadamente a mi mente por más de 48 horas, lo cierto es que el gobierno decididamente se dedicó a no gobernar, a continuar incansablemente con una estéril pelea política, a no dejarnos tener un solo día, una sola época donde no supiéramos de ellos ni de los otros, nos han mantenido a través de estos 365 días los nervios de punta, vivimos con la adrenalina a punto de explotar, nadie deja espacios para la vida.
Así la tentación de hablar de lo malo es inmensa, por ejemplo, de la enorme y monstruosa corrupción que carcome todas las instancias del régimen, del fracaso económico que hace que todos paguemos por igual a intentar cualquier cosa, desde la urgente medicina hasta un juguete para nuestros niños o de la terrible inseguridad que hace que terminemos con más de 28 mil muertes violentas este año, es que el sol no se puede tapar con un dedo y eso es lo que intenta hacer el oficialismo con su tema de mantenernos despiertos hasta el 31 a medianoche, pendiente no del abrazo del fin de año, sino de la marramuncias que buscan socavar la clara y contundente voluntad popular del pasado 6D, nombrando magistrados ilegales de cuajo, en unas moribundas actuaciones de la vieja asamblea o de un TSJ que hasta suspendió sus vacaciones, definitivamente no descansan en su afán de acabar con esto al cualquier costo.
Lamentablemente y a pesar de las benditas declaraciones de que existe “una sola línea, una sola estrategia”, factores de la alternativa democrática que intentan convertirse en una especie de muy mala copia de los 4 fantásticos, pretenden secuestrar una victoria que no le pertenece a nadie en particular, y es que los venezolanos no votamos por tal o cual, ni siquiera por personas con indudable fuerza dentro de su estado, se votó por un sentimiento de unidad real y por iniciar un periodo de verdaderos cambios, no solo en el país, sino también en la manera con se conduce el liderazgo, la gente está harta del manoteo, de la imposición y de la forma excluyente como se toman las decisiones, al venezolano de a pie no le importa mucho quien preside la asamblea, lo que le preocupa ciertamente es saber cómo es que vamos a ir resolviendo las cosas que no funcionan y cuál va a ser el papel que van a jugar los nuevos diputados en los días por venir.
Son enormes los retos que tenemos a la vuelta de la esquina y evidentemente son muy fuertes los obstáculos que habremos que enfrentar los venezolanos si queremos cambiar el rumbo de las cosas y procurar un país que no solo se vaya encaminando hacia caminos de prosperidad y libertad, sino que igualmente podríamos vivir en una nación normal, donde la política ocupe su lugar y deje que las demás cosas necesarias para tener calidad de vida también, donde los políticos se tomen vacaciones en diciembre y nos dejen disfrutarlas a nosotros en paz y en familia.
Ahora más que nunca debemos continuar, no volver a dejar en manos de nadie nuestras decisiones y nuestro futuro, la participación ciudadana es cada vez más importante, hemos avanzado mucho y soñar un mejor mañana es nuestro derecho, pero debemos involucrarnos para lograrlo, nada nos será regalado y hoy con mucha más razón sabemos del poder que tenemos para cambiar las cosas que no nos gustan, el mando está en cada uno de nosotros, activémoslo y para que viva la esperanza, no podemos decaer, al contrario debemos luchar con más fuerza.
Feliz año nuevo a todos, construyamos nuestra ruta, donde la fuerza y la fe vayan acompañadas de la transparencia y el ineludible compromiso de poner de primero a Venezuela.

jueves, 24 de diciembre de 2015

#Venezuela Hola niño Jesús.

Sabes, ya no estoy molesta, ese día que hable contigo acababa de salir de la quimio y no me sentía muy bien, no sé, esta última me afecto mucho y todo lo que pasaba a mí alrededor me fastidiaba, creo que es como esos días cuando todo te parece que va mal y te llenas de muchos miedos, mi papa que siempre me anima sabía lo que tenía e intentaba levantarme el ánimo, convencida de que mi destino es ser fuerte renovaba mis esperanzas de vivir.
Pero ya, como dice mi mama hay que seguir luchando, hoy estoy muy emocionada, junto a Alina y Yoliber esperamos con mucha ilusión la presentación que todos los años nos hacen los muchachos de la fundación, es bien chévere, este año montamos un arbolito bello, blanco, con muchas bolas rojas y lleno por todos lados de duendes y princesas, vamos a cantar, a bailar con Barney, comer, ah, como me gusta a mi comer y al final los regalos que nos traen, así que te dejo, van a prepárame para la fiesta.
¿Cómo estás?, te cuento que ayer todo estuvo súper fino, mejor que nunca, Pedro como siempre pasándose de listo y echando broma toda la reunión, a mí me regalaron una preciosa muñeca que siempre había querido, fue un día muy especial, todos gozamos y nos reímos bastante, nos tomamos infinidad de fotos, mi tía Libia ya las subió a face, aparezco con la doctora Irma, bailando con Cris, con mi papi y mi mami, con todos, fue muy lindo, ahora tengo una duda: ¿Hay face en el cielo?, digo porque sería bueno que así sea.
A mis padres no les gusta que hable de eso, y yo no entiendo porque, ya tengo 12 años y he aprendido la importancia de disfrutar de la vida y del tiempo que tengo, me gusta mi familia, mis amigos, me gusta cantar y pronto subiré junto a Alina un vídeo en You Tube, ya veras, soy calva por la quimioterapia, pero no dejo que eso ni el cáncer marquen mi vida ni lo que soy en realidad, son cinco años, niño Jesús que he estado luchando, y no me canso, cuando me preguntan si estoy asustada, le digo que si, como no estarlo sabiendo que cada día es un nuevo reto para seguir viviendo, claro hay días muy duros, donde a veces siento que me faltan las fuerzas, que me desvanezco o que el tratamiento no funciono, también están épocas tristes como cuando pierdo algún amigo, eso duele mucho, hace poco Leandro nos dejó, no pudo más, pero eso me hace al final más fuerte y si me caigo pienso en ti y continuo adelante.
Hola de nuevo niño Jesús, quise escribirte esta carta durante varios días para pedirte, no por mí, sino por todos mis amigos que luchan por vivir un día más, que les des mucha fuerza para continuar luchando, pero también quiero hacerte una petición muy importante para mí: ilumina a quienes pueden ayudarnos, a las instituciones que deben velar por nuestra salud, a quienes tienen en sus manos la posibilidad de que no hayan más muertes por falta de una medicina y sobre todo enciende la esperanza en cada uno de nuestros corazones.
Ya estoy lista para irme a mi casa junto con mi familia, no veo la hora de jugar con mi perrita princesa y tratar de seguir mi vida, pero también quiero contarles a todos la necesidad de que nos ayuden cada día más, hoy mucha gente nos acompaña en nuestra lucha por la vida, pero hacen falta muchas, muchas más, no dejo de agradecerte por la suerte de haber vivido estos 5 años más, claro que quiero seguir creciendo y cumplir mis quince con gran ilusión, te prometo nunca decaer y ayudar a todos los que pueda.
Me voy niño Jesús, siempre estaré llamándote y pidiéndote por todos nosotros, el cáncer me ha ayudado muchísimo a valorar la vida que tengo, a ver el día con fe y esperanza, a mantener una sonrisa con todos, a quienes nos ayudan y a quienes hasta ahora no lo han hecho les deseo una feliz navidad, los niños con cáncer esperan por ti.

jueves, 17 de diciembre de 2015

#Venezuela ante la Locura: La ruta #Democratica

No hay cambios en el gobierno, frente a la contundente expresión popular del 6D se insiste en irse por los recovecos de la historia, gritos y amenazas ante un país que espera con ansias rectificación y diálogo nacional, corren peligrosa e irresponsablemente hacia la confrontación, definitivamente no aprendieron nada.
La campaña de mentiras y desinformación oficial es seguida de írritos actos que violentan nuestra Constitución y el marco legal vigente, el alto gobierno parece haber sido tomado por la locura y la desesperación pos electoral, la prudencia da inequívocas señales de que salió de vacaciones indefinidas en las filas rojas, la sensatez luce hoy sustituida por un mazo de lúgubre color, lleno de púas, con la intención de generar mucho mayor daño al que ya se ha ocasionado al pueblo venezolano, durante estos 17 años de revolución socialista.
Nada de eso lo podemos modificar nosotros, no está en nuestras manos influir en las esferas del poder para tratar de inculcarles una buena dosis de cordura, allá ellos con sus decisiones y actuaciones, el proceso de cambio se inició en nuestra tierra y nada ni nadie podrán detenerlo, los tiempos sociales no obedecen a controles ni a cálculos políticos, van subterráneamente penetrando todos los rincones hasta que surgen y exigen lo que les corresponde.
La tarea de la alternativa democrática es otra, se ganó la Asamblea Nacional, no la presidencia ni las gobernaciones, por lo tanto se debe actuar en consecuencia: Legislar y controlar son las funciones básicas que deben ser retomadas por este nuevo Parlamento a partir del 5 de enero, corresponde como primer paso dar muestras claras y categóricas del profundo talante democrático que nos impulsa, generando una directiva incluyente y amplia, donde el oficialismo tendrá cabida si respeta las reglas del juego; si por el contrario continúa con su obstrucción y negativa, ellos mismos se habrán autoexcluido.
La agenda legislativa debe comenzar a generar el marco para que Venezuela empiece a transitar por caminos de prosperidad y libertad, la presencia de todos los medios de comunicación en las sesiones y en las reuniones de las comisiones es fundamental para darles transparencia a todos los actos, que el oscurantismo no tenga cabida en esta etapa y que el Parlamento cumpla sus funciones a cabalidad.
Pero estemos claros, el daño que se ha hecho a nuestro país no se soluciona de la noche para la mañana, tampoco con medidas de pañitos calientes, el problema es estructural, no enfrentamos una crisis cualquiera, de política fiscal o monetaria, de desinversión o de gasto, sino de ruptura de las cadenas económicas, de desmantelamiento de las instituciones que tomaban y ejecutaban las medidas de política económica; el modelo que se intentó, y se intenta, imponer sencillamente fracasó, la realidad la vivimos todos y cada uno de los días quienes vivimos en Venezuela, no son cuentos ni chistes, es un estado de ruina total que abarca a todos por igual, este proceso nos pasó la tabla rasa de un solo golpe y sin anestesia.
Es tiempo de responsabilidades, las del oficialismo que ellos respondan, las nuestras debemos tenerlas claritas, no podemos perder tiempo en revanchismo ni en intereses personales totalmente fuera de foco, ahora más que nunca se requiere de verdadera unidad, una unidad afectiva que coloque de primero el país y a la gran mayoría de los venezolanos, el 6D fue apenas el comienzo de una larga y dura lucha, que nadie se llame a engaño, todos y cada uno de los que tenemos alguna cuota de responsabilidad debemos convertirnos en activos agentes del cambio, continuar junto con las comunidades en sus luchas e impulsar desde abajo la agenda del cambio, prioridades como la economía, lo social y la seguridad.