viernes, 24 de abril de 2015

Desnudos y sin alcancía.

Hasta el 31 de Diciembre del 2014, la deuda consolidada del gobierno alcanzaba los 249.523 MM de dólares, sin sumar los pasivos laborales, esos que por cierto, por allá por el año 2000 fue ofrecido su cancelación total y nada paso, al contrario han seguido creciendo cada día más, acuérdense que para ese año nuestra deuda rondaba los 38.000 millones de dólares y vean por dónde anda.
El tema no es si el monto es manejable o no desde el punto de vista financiero, el quid es que hemos tenido largo años de bonanza petrolera y en lugar de disminuir esas acreencias, estas muy por el contrario han aumentado.
Peor digo yo, ¿Qué producimos hoy en Venezuela? El régimen ha potenciado la soberanía alimentaria, claro que sí, la de los países a quienes les compramos hasta caraotas, la desfachatez llega a tal nivel, que estos días vuelven a anunciar que en un año van a producir papel para periódicos en INVEPAL, dicen tranquilamente que solo se necesitan 400 millones de dólares para resolver el problema, barbaros, ¿es que acaso se nos olvido que en el 2013 anunciaron que producirían papel higiénico y “que más nunca se importaría papel de baño”?, más grave, esta empresa es del gobierno desde el 2005, ¿produce algo?
Porque el tema de la inmensa deuda que ahora tenemos todos los venezolanos, toca profundamente que se hizo con todo el realero que entro por petróleo y donde está toda la platamentazon que nos han prestado, dizque para ser invertidos en nuestro desarrollo nacional, el ferrocarril es un ejemplo dantesco de lo anterior, millones y millones y cada año ruedan más y más su inauguración, ni una línea ha sido activada desde que iniciaron este enorme elefante rojo, además de haberse perdido vagones y trenes iniciales por los cambios en los ejecutadores del plan.
Tenemos hoy en Venezuela una nefasta combinación de ineficiencia, corrupción, desidia y un profundo desprecio por la suerte del país, ¿Cuántas casas ha construido este régimen durante estos 16 años?, más delicado, con los actuales costos ¿Quiénes pueden comprar una hoy en día?, expropiaron todas las fábricas de cemento y ahora simplemente es casi imposible construir algo.
¿Y SIDOR?, con TERNIUM producía unos 4,3 millones, ahora en socialismo de broma llegan al millón de toneladas, es más, en el 2011 exporto productos por 466 millones de dólares, el año pasado apenas llego a 21 millones, ¿Cuánto dinero ha sido inyectado a todas las empresas básicas?, ¿Qué se ha hecho con eso?
No son cuentos, todo lo que esta revolución ha tocado lo ha destruido, ciertamente no está quedando piedra sobre piedra en nuestra patria, los niveles de producción de PDVSA están por el suelo, las denuncias de corrupción y nepotismo son la flor del día, la deudas y la ineptitud de los mandos gerenciales cada vez hunde más a nuestra principal y casi única forma de vida, se han despilfarrado tal cantidad de recursos que costara bastante tiempo iniciar una recuperación de toda nuestra industria.
A los chinos no les debemos más porque todos los días les pagamos con petróleo, ¿adónde van todos esos reales?, si es con los iraníes, se han firmado convenios y más convenios, ¿resultados?, ¡Venirauto ensamblo 1884 vehículos!, la fábrica de “bicicletas atómicas” apenas rozan las 4 mil por año y las fábricas de leche las deben tener bien escondidas porque nadie las ve por ningún lado.
En definitiva, el gobierno actuó con una irresponsabilidad épica, gasto y despilfarro ingentes recursos de todos los venezolanos sin control, nos endeuda cada día más, comprometiendo seriamente el presente y el futuro del país, pero sobre todo se niega a admitir su gigantesco fracaso y a asumir su única y exclusiva responsabilidad en este desaguisado, están dejando a la nación desnuda y sin ahorros.

Cuentos para adultos.

Lo recuerdo como si fuera ayer, la tertulia avanzaba, todo era alegría y bromas, mis padres juntos con sus amigos y mis tíos disfrutaban de una velada más, nosotros los carajitos revoloteando y echando vaina, de repente se hacía un inmenso silencio y papa nos llamaba para ordenarnos irnos a dormir, de nada valían nuestras quejas y suplicas, los adultos iban a echar sus cuentos, todos en la sala tenían caras de pocos amigos y sin embargo una vez que nos metíamos al cuarto lo único que oíamos eran carcajadas y más carcajadas.
Hoy por supuesto todos sabemos que nuestros padres y amigos nos recogían para poder contar cosas entre adultos, chistes picantes que los niños no deberían oír, era como un Conatel familiar, claro más de uno siempre se escabullía por algún rincón de la casa y si no lo descubrían gozaba un puyero con los temas subidos de tono que después nos contaban a los menos osados.
En estos días que vivimos ya no parece importar mucho lo de proteger a la infancia de otras situaciones ciertamente graves, que no tienen comparación con esas narraciones en familia, el cuento de la “Patria o Muerte”, de todo dentro de la revolución o si no estás con el proceso eres un apátrida, ha ido abriendo un enorme boquete en lo que deberíamos todos proteger, ahora no interesa si para lograr el objetivo de instaurar el bendito socialismo, utilizas a nuestros niños en actos proselitistas cargados de ideología, tampoco que quieras manipular la historia metiéndoles falsos mesías desde temprana edad, no hay recato ni medida, con uniforme militar, armados y beligerantes los han puesto a desfilar.
El tren de locura del actual gobierno parece no tener fin, nadie escucha, nadie ve, sencillamente vamos todos montados en este ferrocarril que sin objetivos claros ni destino cierto, avanza sin frenos ni control, si existiesen voces disidentes dentro del proceso o las callan o ellas mismas prefieren pasar por mudas, hasta la CEPAL, que no es precisamente el FMI ha dado cifras en extremo malas para el desarrollo económico de nuestro país, los únicos a quienes les parece que todo va viento en popa, son nuestros 3 chulos latinoamericanos, del resto, incluyendo a Cuba, empiezan a dar un pasito para atrás con respecto a esta revolución bolivariana.
Los cuentos para adultos hoy forman parte de nuestro día a día, el profundo desastre económico y financiero que se le viene acercando a Venezuela no tendrá parangón en nuestra historia, jamás tuvimos unos gobernantes tan cegados por el poder, no existe medias tintas, prefieren que si no van a sobrevivir esto se lo lleve el diablo, es el país general el que está en riesgo, no la MUD, ni la oposición, ni ninguno en particular, somos todos los que habitamos esta tierra bendecida por la naturaleza, los que vamos a pagar tamaña demencia socialista y quienes crean que exagero simplemente den un recorrido por cuanto establecimiento comercial existe, trate de comprar algo, pregunte si hay, cuánto vale, revise cuánto gana un venezolano por salario mínimo, insista de farmacia en farmacia por un medicamento, intente salir de vacaciones, ya ni siquiera afuera, sino aquí mismo y vea cuanto le vale un fin de semana en Margarita, por ultimo chequee a como está el negro.
Así mis buenos amigos que nos encontramos nuevamente en una crítica encrucijada, para mi crucial, donde podremos elegir, seguir con este rápido, desastroso y furioso tren, o comenzar a cambiar nuestro futuro, basta de quejas y negatividad, debemos asumir nuestra responsabilidad y salir a votar con compromiso, y con la mente clara de la necesidad de ganar, llego la hora de escoger a quienes siempre han estado en la lucha durante estos 16 años, ojo con los epilépticos políticos, el momento de la gente está en tus manos.

lunes, 13 de abril de 2015

Esto fracaso.

Antes solo lo escuchabas con mucha fuerza en la clase media, eran los profesionales, los empresarios reales, los intelectuales, los escribidores quienes lo decían, no existían reunión alguna que no terminaba irremediablemente en el tema, nadie se escapaba, nadie lo dudaba.
Ahora, esta regado como pólvora por todos los niveles, ya no son “los escuálidos” quienes lo mantienen, ya no hay un solo rincón de nuestra amada tierra donde no retumbe con una potencia sísmica, en las interminables y dantescas colas, en el diario dolor de enterrar a nuestros deudos, en el constante quejar frente a una farmacia buscando cierto medicamento o incluso en las convocatorias “voluntarias” a marchar contra el imperio, la gente lo murmulla, lo mastica y siente la imperiosa necesidad de escupirlo: esto fracaso.
Y fracasó sin guerra económica alguna, aquí no queda nadie de la empresa privada con tamaño poder, el único vive constantemente amenazado, vigilado y presionado, a pesar de ser, sin temor a equivocarme, la organización que precisamente ha evitado la catástrofe total de escasez, son los únicos que producen en este país, el resto es un cementerio de expropiaciones llevadas hasta sus ruinas, de intervenciones que han terminado en saqueos y despojos, de escasos establecimientos que apenas elaboran materiales solo para sobrevivir y de contados enchufados que han hecho fortunas inimaginables, para la gran mayoría de nosotros, a costa de la corrupción, de la devaluación y de un régimen que los ha protegido, incentivado y criado en su propio seno.
Tampoco hubo, ni habrá intervención de ningún gringo amanecido, aquí los que si nos han invadido hasta los tuétanos son lo iraníes, con negocios turbios y secretos que casi nadie conoce en exactitud, los rusos igualmente han logrado poner su cabeza de playa aquí, realizando jugosos negocios con armas obsoletas e innecesarias para un país cuyos enemigos reales no son precisamente los del norte, sino un narcotráfico que tenemos penetrado hasta los cimientos de la sociedad venezolana, se sorprenderían muchos compatriotas del alcance real de este peligroso y nefasto flagelo que nos acosa, así mismo están los chulos de América, que han obtenido grandes cargamentos de lechugas verdes a cambio de sus votos en los organismos internacionales y finalmente están los reyes de la conquista, con sus caras siempre sonrientes, sus educados modales y su aparente don de buena gente nos tienen prensados hasta donde ustedes se imaginan, son los chinos, a quienes les debemos hasta nuestra manera de caminar, la hipoteca del presente y del futuro de este país en algún momento tendrá que salir a la luz pública con toda su verdad, sin embargo, ya el daño está hecho y tocara ver de qué forma se podrá solucionar.
Igualmente risible y extremo cínico el bendito tema del golpe de estado, ¿Quién cipote puede tumbar un gobierno sin tener poder real, poder de verdad?, nadie señores, pero lo que es importante es que quienes hablan a diestra y siniestra de golpes, son los únicos que los han dado los últimos años en Venezuela, muy por el contrario los factores reunidos en la alternativa democrática han sido blanco de extremistas que nos acusan de “colaboracionistas” y pendejos, la ruta republicanas ha sido la constante, el apego a la constitución por encima de todo el norte, así el derecho a manifestar de manera pacífica jamás lo entregaremos, el régimen simplemente manipula intentando convertirse en víctima, cuando desde hace más de 16 años es victimario.
Esto ciertamente fracaso, cada día es demasiado visible, claro y palpable la crisis que nos golpea a las grandes mayorías, avanzamos aceleradamente hacia un nivel de miseria que dejara profundas huellas en todos, lamentablemente no se ve ninguna luz.

¿Y el hombre nuevo?

Cualquiera sirve como ejemplo, bien el que refranea que no hay peor cuña o el que sostiene que no hay mejor cuña que la del mismo palo, así lo soltó el monje en la presentación de su libro “Encuentros y desencuentros en una construcción bolivariana”.
Dijo, entre otras muchas cosas el arquitecto principal de este parapeto económico, refiriéndose inicialmente al verde de Simadi “Ahora la llaman fracción marginal. ¡Pendejo, fracción marcadora! Legalizamos el narcotráfico y estimulamos la corrupción: un Premio Nobel para la economía venezolana… En vez de tener una tasa única ahora tenemos varias. ¿Y a quién favorecemos? ¡A la corrupción, carajo! A los funcionarios. ¿Y quién da los dólares? Pdvsa, si es que produce, por supuesto…”.
Impresionante lo que en pocas frases encerró Giordani, tocó el dantesco drama del narcotráfico con cada vez más redes en el país, se paseó por la voraz corrupción del proceso y dudó de la capacidad de nuestra principal fuente de ingresos para producir, en definitiva resumió en lo que realmente ha terminado el ensayo, dizque revolucionario, del hombre nuevo.
Y no son cuentos de camino, a todos nuestros males actuales, nuestra crisis, nuestra escasez, la incontrolable inseguridad, se terminan de sumar, no por presunción, ni por declaración de ninguna guerra económica, certeras y documentadas pruebas de parte de los paraísos fiscales que han ido construyendo importantes figuras del oficialismo en el exterior; estos señores ciertamente exportaron su revolución, pero no la de alguna manida ideología, ¡no, vale!, la de su propio peculio, la sabrosa, la que no conoce de limitantes de dinero ni de colas, ni de muertes, la de una pavorosa corrupción que se ha encargado de vaciar nuestras arcas nacionales.
Y no hay respuestas de este alto gobierno, nadie parece darse por enterado de que dos pares de joyas simplemente movilizaron más de 12 mil millones de dólares en la rama suiza del HSBC, como si de una brizna de paja se tratara, cero investigación, cero molestia, el hombre nuevo se encuentra pendiente de otras cosas más importantes, esto puede esperar.
¡Ah!, pero no dejan de estallar ganglios de esta nueva manera revolucionaria de actuar, desde Europa se anuncia que nuestros hombres nuevos también metieron verdes en buena cantidad en el banco privado de Andorra, intervenido por las autoridades de ese país y acusado de trabajar con dinero de mafias y del narcotráfico internacional, de blanqueo de capitales pues, una pelusita de más de 2 mil millones más para la cuenta, cuenta que por cierto deben sumarle otros casitos que fueron denunciados estos últimos tiempos y nada de nada.
Pero la cosa continúa, desde la madre patria estalla otro escándalo luego de que se determinara que a través del Banco Madrid -uno de los tentáculos de la Banca Privada de Andorra-, según el informe de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac), “firmas de importantes compañías españolas pactaron comisiones de hasta 148 millones de euros para cargos chavistas en la concesión de grandes y multimillonarios contratos públicos”, ¡qué vaina, camarada Alí!: “la Patria es el hombre…”.
Entonces a uno que está aquí, intentando sobrevivir con lo que gana, con lo que consigue luego de horas y horas de colas, inventando atajos para que el hampa no lo liquide, sufriendo en carne propia la enfermedad de algún familiar que se nos muere por mengua, por desidia, por falta de humanidad de este gobierno, uno, que al fin y al cabo no tiene ninguna posibilidad de mejorar si esto no cambia, debe irremediablemente preguntarse: ¿Dónde están los reales?, ¿qué pasó con el paraíso socialista prometido?, ¿quién se robó mi queso?
Así, mis queridos amigos, esto es solo la punta del iceberg del hombre nuevo.

viernes, 20 de marzo de 2015

La Patrias y las Patrias.

Ha sido una constante el manoseo que sobre la soberanía y la independencia ha realizado el actual régimen a lo largo y ancho de estos 16 años en el poder, miles de arengas nacionalistas han recorrido en sus interminables cadenas, para exponer la segura invasión gringa a estas tierras del sur, bañadas por las bravías aguas caribeñas.
¡Yankees go home! Gritan desaforadamente desde las máximas y las mínimas alturas del oficialismo, tanto unos como otros juran defender hasta el final a la Patria de la planta insolente del invasor, claro para los primeros existen varias y coloridas patrias, para los segundos una sola, y esta, es en extremo diferente a la que manipuladoramente pretende el gobierno vender.
En la Patria estamos todos por igual, víctimas de una monstruosa violencia criminal, que no distingue en lo absoluto, diferencias entre nuestros cerebros, simplemente nos arrebata la vida por que le da la gana, mientras, en las otras patrias viven rodeados de escoltas, guardaespaldas y un séquito interminable de anillos de seguridad para salvaguardarlos precisamente de aquello que según el propio régimen no existe, o en el peor de los casos es marginal.
En la Patria tenemos que torear una inflación del 200%, con una canasta básica familiar de 20 mil bolívares, un salario mínimo de 5.622, un bono de alimentación de 112 que apenas nos da para un perro caliente más un jugo y una escasez que nos ha hecho convertirnos en mendigos de los mercados, sin embargo, por el lado de los enchufados la presencia del escocés del bueno no ha faltado, el bacalao y las huevas mucho menos, y el jamón de bellota continúa adornando las bandejas que se sirven en sus continuos ágapes.
En la Patria ya el 48,4% de los hogares se encuentra en situación de pobreza, destinan 45 bolívares de cada 100 para la comida que logran conseguir y están gordos, ¡claro que sí!, si lo fundamentalmente que comen es arroz, pasta, pan y arepa, del lado de las patrias coloridas algunos están gordos también, lógico, los churrascos argentinos y uruguayos son realmente apetitosos, dedican gran parte de sus ingresos a viajar y a comprar bienes en ciudades profundamente capitalistas, pero que importa así funciona este socialismo, las patrias para los rojitos de la oligarquía, la patria para los pata en el suelo.
La salud en la Patria huele a formol, a desidia, a humillación, no hay gasas, ni medicamentos, ni inyectadoras, no existe respeto por quienes trabajan allí, ganan sueldos miserables, los asaltan, los matan y encima los amenazan si se les ocurre denunciarlo, en cambio, en las otras todo funciona, no te mueres de mengua, al contrario, los verdes funcionan de maravilla, te tratan como de 5 estrellas y puedes operarte de todo lo que se te antoje, cosas del color digo yo, en la patria todo es negro y blanco, en las patrias como abundan los colores.
De remate la Patria está hipotecada, no fueron suficientes más de 900 mil millones de dólares de ingresos por petróleo, le debemos a los chinos y rusos hasta la manera de caminar, cambiamos petróleo por quesos, estamos empeñando hasta el oro para continuar la fiesta, al contrario, en las patrias abundan los bolsillos repletos del erario público, de pillos que han construido fortunas a costa de la Nación, de traficantes de toda calaña que tienen su futuro y el de sus generaciones asegurado, de cuentas en paraísos fiscales y bancos como el del principado de Andorra, de maestros del engaño, que se rasgan las vestiduras por la patria pero por atrás se enriquecen más y más de los imperios que tanto critican.
La patria mis queridos hermanos, es esta, la de todos nuestros días que millones vivimos y padecemos, esa que nos reclama que actuemos, que reaccionemos, que la defendamos, que la salvemos.

Super Jalisco

Dice un viejo refrán que no hay peor sordo que aquel que se niega a oír, definitivamente ése parece ser el caso venezolano, basta ver la cantidad de advertencias, tanto de adversarios como hasta de identificados con el proceso, para darse cuenta de que en serio debe rectificarse el camino escogido; sin embargo, la respuesta es exactamente contraria, se pisa a fondo el acelerador de la prepotencia, la imposición y aquí mando yo.
Ya a estas alturas, debe conocerse en detalle la operación de un nuevo préstamo a cuatro años que tramita el gobierno, mediante un procedimiento llamado swap o lo que es lo mismo, un canje de 1,4 millones de onzas troy de nuestras reservas en oro por 1.500 millones de dólares, podrán negar y correr la arruga, lo cierto es que cuando esta notas salen a la luz pública son hechos ciertos y responden a que financieramente nada de esto se puede ocultar.
Y aquí es donde empieza realmente a verse en profundidad el tamaño de la crisis económica que enfrentamos; que el régimen la niegue y continúe empeñando cada día más al país no hace que ésta desaparezca; por el contrario, aumentan las dudas sobre hasta qué punto está comprometida la nación frente a acreedores extranjeros, recordemos que es muy poco lo que ciertamente se conoce de los convenios firmados con países amigos en la búsqueda de más y más dinero para paliar la situación.
Nadie tiene derecho de hipotecar el futuro de las generaciones de un país solo por ostentar temporalmente el poder, no se puede seguir jugando al macho de la partida y simplemente pretender que llueva, truene o relampaguee van a instalar su manido socialismo en Venezuela, nunca fueron elegidos los actuales gobernantes para tal desaguisado, muy por el contrario, el pueblo lo que realmente espera es que se le solucionen de una vez por todas urgentes y mucho más mundanos problemas que nos aquejan en estos últimos 16 años de pretendida revolución.
No es cualquier pelusa de mono, este régimen ha manejado ingresos como para sacar toda África de su penosa miseria; lamentablemente para nosotros, lo que ha habido ha sido la conjunción de un gigantesco despilfarro, casado con una monstruosa corrupción que ha carcomido los pocos cimientos institucionales que aún nos quedan en esta tierra, solo en estos días retumba la noticia de la intervención de una entidad financiera en Andorra por lavado de dinero y ya sale a relucir en las primeras de cambio que fueron limpiados unos 2 mil millones de dólares por parte de supuestos funcionarios venezolanos.
Nada se va a solucionar recurriendo nuevamente al tema de esta especie de guerra de las galaxias a las que ha convocado el gobierno, tampoco resolverá la cruda e inocultable crisis de desabastecimiento la masiva instalación de miles de captahuellas en aras de enfrentar la supuesta guerra económica, mucho menos ahora buscando súper poderes, que lo que generan es temor en que simplemente sean usados como excusas para profundizar aun más la persecución a la disidencia; insisten desgraciadamente quienes nos dirigen en continuar negando su directa y única responsabilidad en los males que nos aquejan, y en lugar de buscar vías de entendimiento honestas y sinceras, recurren al mero macho: si no puedo, arrebato.
Quienes me leen saben que siempre he mantenido la necesidad de entendernos en nuestras diferencias, soy un demócrata convencido y confeso, pero las continuas acciones desde el poder parecen buscar otra cosa, nos acorralan y encarcelan, destituyen y secuestran autoridades legítimamente elegidas, se continúa en el expediente de llamarnos golpistas por pensar diferente, se escoge el camino, no de la lucha democrática, al contrario, del aniquilamiento de la disidencia y esa ruta a nada bueno nos llevará.

jueves, 5 de marzo de 2015

Yo soy Candidato #Carabobo #Venezuela

No ha habido un día desde que se inició este manido proceso, que no he estado en la línea de la lucha democrática, acompañando con mi granito de arena en el tema electoral, en kilómetros de marchas, en encuentros permanentes para oír, sentir y palpar a los más vulnerables, en mis escritos y denuncias sin miedo y por la calle del medio, trabajando sin descanso por conquistar nuevos espacios para el avance de las fuerzas republicanas, contribuyendo donde sea necesario de manera sincera y empeñado en mantener una línea honesta, sin desvíos ni ambigüedades, con el urgente e impostergable cambio que nos reclama la verdadera patria, la olvidada, la pisoteada y arruinada por estos destructores, dizque, socialistas.
Desde mis tiempos juveniles cuando contagiado por el sarampión izquierdista, soñaba con una Venezuela distinta, de oportunidades reales para todos, democrática, auténticamente participativa y donde el presente fuese definitivamente algo, que nos hiciera siempre tener fe y esperanza en nosotros y el futuro.
En la Universidad de Carabobo, mi alma mater, comprendí, luego de un tiempo, el verdadero rostro del comunismo y entendí que es bajo el sistema de libertades ciudadanas que ciertamente prospera un país y su gente, me preparé académicamente y enriquecí mis conocimientos con una larga y exitosa vida profesional dentro de la empresa privada, hoy continuo procurando aprender cada día más, mantenerme siempre actualizado para estar en plena capacidad de afrontar adecuadamente los retos que el presente coloque frente a mí.
Así mis queridos amigos, que concluyentemente, para que todos lo oigan de manera clarita y sin que quede ningún resquicio de duda alguna, yo soy candidato.
Candidato a vivir en una Venezuela mucho pero mucho mejor, donde no se te persiga, se te encarcele y se te procure acabarte moralmente por que pienses diferente a quien ostente el poder en ese momento, donde puedas expresarte de manera libre y sin presiones, dentro del marco legal vigente, pero que en cualquier caso, tengas derecho a la legitima defensa, a una justicia imparcial y honesta, a ser juzgado bajo el respeto de tus derechos y por tus jueces naturales, al final a vivir bajo el imperio de un país con instituciones fuertes, descentralizadas y con un innegable respeto por el pueblo.
Candidato a tener adecuadas oportunidades para un trabajo digno, donde no necesite inscribirme en ningún partido político para poder tener acceso a algún beneficio que por ley me pueda corresponder, tener la certeza que con mi esfuerzo puedo garantizarme a mí y a mi familia una idónea calidad de vida, con opción a tener una vivienda decente, una alimentación equilibrada, donde no tenga que madrugar y pasar horas y horas en una cola para mendigar lo que por derecho me he ganado.
Candidato a ser respetado como ser humano, donde exista un sistema de salud que me permita tener la tranquilidad de no morirme por no tener recursos para costear algún tratamiento, de que tengamos hospitales de primera, con médicos, enfermeras, asistentes venezolanos a quienes no les falte nada para atender a sus pacientes y tengan sueldos que les permitan desarrollarse.
Candidato a una educación de calidad, sin minestrones ideológicos ni alienantes procesos de lavados de cerebro, donde el Estado asuma el supremo deber de preparar al pueblo, una educación que transforme integralmente al individuo y que se convierta en la piedra angular de las transformaciones necesaria para el país, con docentes preparados, formados, entusiasmados en educar, con suficientes incentivos sociales y económicos para abocarse a la tarea de cambiar el presente y el futuro, cambiando la educación.
Candidato a vivir en alegría, en armonía con los demás, en una paz real y sin miedo.