lunes, 14 de abril de 2014

Lectura necesaria: Entre Diablos te veas.

¿DIALOGO?
Gerardo Semprun.
¡Ah si la dirección de la oposición supiera elaborar con la frialdad necesaria sus grandes decisiones! Profundidad en el análisis, oportunidad en la presentación de salidas y mucha serenidad para no dejarse avasallar por la pasión, los celos o la irreflexión.
Sé que es mucho pedir, dada la naturaleza plural, diversa, de esta suma de tornillos, piedra, mecates y agua que se ha conformado en el país para enfrentar la autocracia que pretende establecerse en Venezuela. No lo digo con ánimo burlesco, por favor. Este editorialista tiene la convicción de que la pluralidad opositora es inevitable y conveniente. Si se quiere representar al país contra un gobierno monocorde, de pensamiento único, propenso a la represión y entregado al recuerdo de una deidad fallecida, debe reconocerse que ese país es diverso, es plural, contiene todas las corrientes del pensamiento. Por eso la unidad posible y necesaria no pasa por un proceso de reducción de cabezas para que todas entren en el molde, sino por la admisión de que es un asunto de coincidencias fundamentales. Peor que un movimiento de tornillos, piedra, mecates y agua es otro de tornillos, tornillos y siempre tornillos.
Esa es la fuerza de fondo de la unidad democrática. Son factores diferentes que coinciden en un gran objetivo, en este caso el establecimiento de una democracia de veras, con alternabilidad, partidos distintos y competencias que no destruyan el propósito común. La pretensión de que todos sean como uno solo es el fracaso de la unidad y la creación de un chavismo al revés.
El secretario general de AD, Henry Ramos Allup ha proclamado la división de la MUD porque ésta no quiere –si fuera el caso- dialogar sin condiciones previas. Su propuesta no es compartida por los demás. ¿Significa eso que se ha dividido la oposición? En mi humilde opinión no se puede dividir lo que no es una sola cosa. Lo que conocemos por unidad es la confluencia de lo diverso para un objetivo común, que no borra las diferencias. Que no haya acuerdo con la propuesta de Ramos Allup es un desacuerdo, no una inexistente ruptura.
Pero en fin, sutilezas aparte, el punto es si el diálogo postulado por el gobierno es eficaz o quedará en pura diversión. Si es serio o juego de sombras. Un buen demócrata podría hablar hasta con el diablo, pero siempre que se tratara de un diablo serio.
Y hasta donde se me alcanza, el que se propone en medio de la jauría suelta, con cárceles llenas de presos, colectivos fascistas actuando por la libre y sin la presencia de un facilitador que garantice el resultado, no parece que llene de regocijo a nadie.
El diálogo que propone Maduro no es hasta ahora como para arrojar el sombrero al aire. El mágico esfuerzo de estudiantes, vecinos y trabajadores no merece tan mezquina forma de conversar.

Encrucijadas.

Encrucijadas.
He manifestado que estoy completamente convencido que lo que se ha iniciado en Venezuela no tiene vuelta atrás, y es así no porque cuatro habladores de pendejadas lo digamos, no en lo absoluto, simplemente y llanamente el modelo fracaso rotundamente, no ha podido resolver, luego de más de 15 años en el poder, los problemas básicos de las mayorías y el camino que se empeñan en seguir profundizara la crisis en todos sus niveles.
Ahora aclaremos que no estamos hablando de que esto esté listo, los procesos de cambios sociales y políticos van elaborando su propia agenda en la medida que las circunstancias y los hechos van desarrollándose, en muchos casos desesperos y posiciones adelantadas han permitido que las cosas se alarguen, dándole nuevos oxígenos a regímenes en franca decadencia, igualmente trastiendas y traiciones juegan su papel de aguante en estos procesos, infiltrados en la calle y en las mesas, enredan en un mar de confusiones lo que realmente está sucediendo en el conflicto, lo cierto es que sin una direccionalidad clara, comprometida, unificada y decididamente democrática, se corre el riesgo de fracasar en el intento.
Ciertamente desde el 12F se ha dado un importante e inédito movimiento de masas en nuestro país, importantes y masivas concentraciones han recorrido todo el territorio, sectores populares incorporados en esta lucha dan un ingrediente de avanzada cardinal, pero nada ha sido coser y cantar, 40 muertes a manos de una brutal represión, ha originado respuestas adecuadas de diversos sectores de la población, barricadas y guarimbas se han desarrollado como legítima defensa ante la barbarie del gobierno, es público y notorio los desmanes de unos órganos policiales, que sin mediar ningún basamento legal y en desproporcionada acción, han originado miles de detenidos sumarialmente, invadido propiedades e inclusive destruir bienes privados como lo demuestran decenas de videos en la red, molotov, piedras y miguelitos contra tanques, balas, metras y 500 bombas lacrimógenas por hora es definitivamente una batalla en completa desigualdad de condiciones.
Ahora bien sin quitar la razón de quienes insisten en mantenerse a como sea, debemos sincerarnos, establecer clara y serenamente que nuestra lucha es democrática y constitucional para poder entender los pasos que debemos seguir, sentarse en una mesa de negociación con el gobierno en absoluto significa entreguismo ni nada parecido, entendiendo el proceso de dialogo como un paso, donde no se están entregando nada a nadie y muy por el contrario se empiezan a dar pasos necesarios para poder devolverle a Venezuela su talante democrático, los gritos destemplados y las descalificaciones sin argumentos reales, en poco va a ayudar a que logremos la meta en las que estamos de acuerdo, es hora de la resistencia con sentido y objetivos perfectamente delineados.
Pero ojo, los términos de dicho dialogo irremediablemente tienen que estar totalmente claros y trasparentes, la liberación de todos los presos políticos, la anulación inmediata de procesos a María Corina, estudiantes y alcaldes, cese de la represión, castigo a los asesinos, nombramientos de poderes públicos equilibrados, serian bases fundamentales para poder sentarse a conversar.
A quien le parezca come flor lo anterior, que recuerde como en el pasado, por pretender arrasar con todo, se terminó peor que como se estaba antes, toca tener mucha cabeza fría en estos momentos para lograr lo que tanto dolor y desgracia ha costado, no podemos permitir que por rabias, por legitimas que sean, perdamos nuevamente la oportunidad de iniciar una verdadera transformación de nuestro país, nada va a ser ni fácil ni inmediato y debemos ser los garantes de que todo se dé transparentemente.
Publicado en www.notitarde.com el jueves 10 de Abril.

lunes, 7 de abril de 2014

Lectura necesaria: #Venezuela Resiste.

La hora de la resistencia.
El ciclo de protestas que comenzó en febrero no tiene precedentes en Venezuela y se perfila como un movimiento social de alcance nacional. Las formas de expresar el descontento frente al gobierno se han diversificado y multiplicado bajo las premisas de la no violencia y la creatividad.
EDGAR LÓPEZ / LAURA HELENA CASTILLO / DAVID GONZÁLEZ / NATSCHA CONTRERAS
6 DE ABRIL 2014 - 12:01 AM
El 31 de marzo al mediodía estaban terminando de confeccionar el pendón de diez metros con el cual rebautizaron la plaza Alfredo Sadel como “Plaza de la Resistencia”. No eran más de 10 y parecían unos niños dibujando en el suelo, en medio de un campamento que, 3 días después de la toma del lugar, sumaba 14 carpas.
Marco Guillén, un flaco de 17 años de edad, explicó el sentido de la ocupación: “Yo no soy estudiante, yo trabajo en un matadero de gallinas en Mérida. Me puse en contacto con unos panas de Carabobo y Zulia y nos vinimos para acá, a luchar contra la dictadura. Vamos a resistir, y resistir significa mantenernos firmes en la protesta hasta recuperar la democracia en Venezuela”
El manifiesto suscrito por los líderes estudiantiles Abzara Gómez (UPEL), Eusebio Costa (Ucsar) y Sairam Rivas (UCV) está ubicado cerca de los mástiles que distinguen la plaza y tiene el respaldo de cientos de firmas: “Llamamos a nuestros compañeros y al pueblo a convertir esta plaza en el centro del debate, organización, expresión y participación. Que vengan todos los que quieren un cambio para la libertad en Venezuela”.
Gómez tiene 26 años de edad, estudia Educación Especial y está dispuesta a alejarse de su familia todo el tiempo que sea necesario. Identifica la resistencia como un objetivo en sí mismo: “Necesitamos una protesta 24 por 24. Que las plazas sean los lugares de encuentro y la reflexión permanente.
La solidaridad que hemos recibido es inmensa. Ayer dos niñas de quinto y sexto grado vinieron a cantarnos una canción”.
Los dirigentes estudiantiles aseguran que han logrado un pacto de no agresión con la Guardia Nacional Bolivariana y la Policía Nacional Bolivariana. Están apostados al otro lado de la avenida principal de Las Mercedes, en otra carpa, la más grande del lugar. “Esto es absolutamente pacífico y así se los hemos hecho entender. La convivencia con ellos ha sido armoniosa. Hasta hemos intercambiado agua y comida”, asevera Abzara Gómez.
Estrategia
En casi dos meses de protestas el ímpetu de algunas manifestaciones ocurridas durante las primeras semanas se ha ido transformando en formatos más incluyentes y menos volátiles, que surgen con la velocidad de la sorpresa en distintas zonas de las ciudades, incluso en los sectores populares donde salir a la calle tiene un costo más alto.
2.177 detenciones, 1.764 expedientes abiertos y 39 muertos, así como la militarización de los lugares más conflictivos, ha obligado a muchos de los manifestantes que insisten en no abandonar la protesta a reinventar las formas de hacer llegar sus mensajes. Una idea, asociada a la capacidad orgánica de aguante pero también a la tensión entre dos fuerzas opuestas, se repite cada vez con más frecuencia: resistencia pacífica.
El concepto estratégico ha tenido referencias emblemáticas con el movimiento del sindicato polaco Solidaridad, en 1981; la “campaña del poder popular” en Filipinas, en 1986; la “revolución del terciopelo” en Checoslovaquia, en 1989; la “campaña del desafío” en Suráfrica, en 1990; y la cruzada serbia para derrocar a Slobodan Milosevic en 2000. También tuvo expresiones en casos más recientes como los de Egipto, Ucrania y Siria. En todas quedó demostrada la eficiencia de llegar sistemáticamente hasta la raya de la confrontación sin cruzarla para detener la opresión de los gobiernos y lograr las reivindicaciones comunes acordadas por los ciudadanos como objetivos de lucha.
Mikel las Heras, director de la organización no gubernamental Conflictove, percibe que la ola de protestas que comenzó en febrero se ha ido afinando: “La protesta creativa emerge para desmarcarse de la violencia. Cada vez más, se es consciente de que la protesta, como forma de resistencia, tiene que ser inclusiva. Los hechos van demostrando que la guarimba que desmoviliza no tiene sentido, pero sí la que está animada por la gente en la calle”.
La protesta pacífica se ha multiplicado y diversificado en formas y proporciones. Además de marchas, concentraciones y cacerolazos, la molestia se ha expresado con volanteo en varias ciudades, partidas de dominó en la plaza Brión de Chacaíto para hablar sobre el país con los transeúntes convertidos en jugadores, un sancocho de leña frente a una distribuidora de gas para denunciar la escasez del combustible, volanteos en el Metro, el "recalentazo" de los carros accidentados en plena vía, llegadas imprevistas a instituciones públicas de estudiantes que se organizan en susurros e intervención de las estatuas con burbujas que las ponen a repetir consignas opositoras.
Conflictove y el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social han establecido que 98% de las protestas en Venezuela son pacíficas y que la violencia del otro 2%, en la mayoría de los casos, surge después de la intervención de los cuerpos de seguridad del Estado. Las Heras recuerda que en 2013 hubo 4.410 protestas, y 5.843 el año anterior. Las principales razones para salir a la calle fueron demandas laborales y de vivienda. La protesta política, excepto en abril de 2013, no fue una porción significativa. Hoy, sin embargo, 74% de los venezolanos considera que el país está mal y 55% que el gobierno de Maduro ya no es democrático, según la más reciente encuesta del IVAD.
El sociólogo considera que ahora la motivación es mayoritariamente política y, de este modo, la protesta se ha convertido en resistencia. Sin embargo, advierte que la resistencia implica claridad de objetivos, y en la actual coyuntura son muy diversos dependiendo de los actores que protestan. Hay quienes repiten la consigna “Maduro, vete ya” y otros que están más enfocados en metas intermedias, como el cese de la represión, el desarme de los colectivos oficialistas, la liberación de los presos políticos o la recuperación de la independencia de los órganos del Poder Público.
Punto de inflexión
El cese de la represión fue, precisamente, lo que impulsó a los vecinos de Chacao a oponerse a la militarización del municipio. El gesto de irreverencia de los manifestantes, la mayoría mujeres, que encararon a los piquetes de la Guardia Nacional Bolivariana el 17 de marzo en la noche en la plaza Francia de Altamira fue un punto de inflexión en el proceso de maduración de la protesta que tiende a resistencia civil.
La historiadora Margarita López Maya, que desde mediados de los años ochenta se ha dedicado a estudiar las modalidades de participación popular, considera que lo que ocurrió en Altamira corresponde a la llamada protesta confrontacional, las que se acercan a la desobediencia y producen inquietud en la autoridad: “La gente no tuvo miedo y se confrontó con los GNB. Se estaba a tirito de que hubiera violencia, pero no la hubo. Ello produce una gran sensación de solidez de los actores que están en la calle. Las grandes marchas y concentraciones implican mucha organización, mientras que las protestas confrontacionales son más efectivas y requieren menos recursos”.
La historiadora destaca particularidades de la coyuntura: “Lo nuevo e interesante es que este ciclo de protestas ha sido continuado, masivo y con demandas muy claras. En general, los ciclos terminan en represión o consecución de las demandas. El presente ha sido tan largo y sostenido que no tiene precedentes en la historia reciente de Venezuela. Ha pasado a convertirse en un verdadero movimiento social. Se están dibujando demandas políticas concretas. Por el cierre de los espacios institucionales, la gente tiene que tomar la calle”.
La perseverancia ha marcado la diferencia con protestas de años anteriores. El mismo día en que Chacao fue militarizado, un grupo de mujeres inició un novenario para detener la violencia en la plaza Francia. El último día de oración, a 20 metros de la manifestación religiosa, los estudiantes de Medicina de la UCV recibían una clase muy particular del profesor Raimundo Cafruni sobre la atención que requiere un paciente politraumatizado. La primera diapositiva de la presentación era la imagen y el pensamiento de Platón: “El precio de desentenderse de la política es el ser gobernado por los peores hombres”. Las siguientes se referían a ejemplos concretos de los excesos en la represión durante las últimas semanas: los impactos de perdigones que le causaron la muerte a Geraldine Moreno, el desangramiento por el cual falleció Jesús Acosta, entre otros casos.
Cafruni se permitió algo de humor: “Tienen apenas dos minutos para hacer la evaluación del paciente y es imprescindible auscultar su respuesta ocular, neurológica y oral. Pueden preguntarle dónde nació. Si les dice que fue en El Valle, luego en Candelaria y luego en Valle Abajo, tienen que tomar nota de la incoherencia, porque, finalmente, el hombre pudo haber nacido en Colombia”. Un municipio, dos visiones. El forcejeo entre manifestantes y la GNB, entre piedras y lacrimógenas, se asentó. La protesta violenta de Altamira Sur ya no tiene la misma fuerza que a principios de febrero, pero persisten algunas escaramuzas, como las que ocurrieron el 2 de abril en la noche, luego de las manifestaciones contra la destitución de la diputada María Corina Machado.
El enfrentamiento entre un reducido grupo de manifestantes y la GNB alcanzó el campamento instalado desde el 23 de marzo frente a la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Más de 200 personas agrupadas en Jóvenes Venezolanos permanecen en el lugar día y noche con el objetivo de que una comisión de la ONU visite Venezuela y verifique las violaciones de los derechos humanos. “Los más radicales que están en la plaza Francia empezaron a guerrear con la Guardia. Los persiguieron hasta acá. Nosotros comenzamos a cantar el himno y a rezar el Padre Nuestro, pero los militares dispararon, entraron en las carpas y se llevaron detenidos a 13 de los nuestros. Parte de nuestros esfuerzos ha sido mantenernos alejados de los violentos”, afirmó José Gregorio Fadoul, un abogado de 24 años que se identificó como representante del campamento. Los campistas provienen de 14 estados y ocupan las aceras y dos de los tres canales de la avenida Francisco de Miranda en sentido oeste; dejan uno abierto para evitar el colapso del tránsito.
Como Las Heras, López Maya rechaza la satanización de la guarimba, aunque muchos fiscales y jueces la equiparen con el delito de obstrucción de vía pública: “Aunque implica una tensión entre el derecho a protestar y el derecho al libre tránsito, el bloqueo de vías se utiliza muchísimo en América Latina.
Los indígenas bolivianos se lo hacen a cada rato a Evo Morales y en Argentina los llaman ‘cortes de vías ’”.
El embotellamiento del tránsito implica ganancias y pérdidas: 65% rechaza los cierres de vías, determinó Datanalisis a finales de febrero. Los vecinos de las barricadas se quejan en las redes sociales de que la táctica los encierra en sus propias calles. Sin embargo, guarimbas que son desmontadas por las fuerzas de seguridad son montadas de nuevo por los manifestantes. Desde el gobierno se busca descalificar a todos los que están protestando con el término “guarimberos”.
¿Refinamiento o domesticación?
El 8 de marzo “El Grito Silente” llegó a la Plaza de los Museos a pesar de que el gobierno ha convertido el municipio Libertador en coto vedado para la protesta opositora. Un grupo de 50 personas decidió protestar en completo silencio por los 24.763 venezolanos que murieron a manos del hampa en 2013 y los más de 2.481 homicidios que han ocurrido en lo que va de año.
No hacía falta hablar, sino vestir de negro y llevar un cartel con el nombre de la víctima a la que cada quien daría cuerpo. A través de las redes sociales –instrumento que ha ayudado al engranaje de las iniciativas y a visibilizarlas en un contexto en el que los medios radioeléctricos no las transmiten– un grupo de jóvenes egresados de la Universidad Católica Andrés Bello asignan a los interesados el nombre de la persona asesinada.
Un contingente de 10 GNB con equipos antimotines se apostó en el lugar. Parecían no entender lo que ocurría y se fueron a los pocos minutos. En la entrada del parque Los Caobos dos mujeres discutían. “Ellos no se deben ir, ellos tienen derecho a estar aquí, nos están matando”. Otra –vendedora de dulces– replicaba: “Que se vayan, aquí somos chavistas, gente de paz”. Pero los participantes permanecían en silencio. “¡Qué viva, Chávez!”, gritó la trabajadora, y otra mujer que salía del parque le respondió: “Chávez está muerto, igual que él (señalando el cartel) y ella (apuntando otro), a mí todos los muertos me duelen igual”. La candela se había encendido en el silencio.
El historiador Elías Pino Iturrieta está convencido de que la resistencia civil, pacífica o no violenta constituye un “refinamiento” de la protesta, que, en su opinión, no tuvo lugar antes del ascenso del chavismo al poder: “La resistencia existe cuando una sociedad se mira en el espejo y se repugna. En el siglo XX no la hubo en estos términos. Durante la dictadura de Pérez Jiménez la sociedad venezolana no se mira en el espejo, sino solo los adecos y los comunistas. La resistencia en ese período se reduce al murmullo en las casas de familia. Eso no es resistencia, sino miedo o indiferencia. Desde el año 1958 hasta Chávez nadie había retado a la sociedad venezolana colectivamente. Ahora sí. Toda la sociedad se siente agredida y comienza a reaccionar”.
La articulación de las protestas que se han desarrollado en forma simultánea en todo el país es el reto de la resistencia: “La Junta Patriótica Estudiantil y Popular es solo parte de la maduración de un movimiento que se comienza a amalgamar desde lo sociopolítico. Los líderes de los partidos de oposición también están tratando de domesticar la protesta para convertirla en una propuesta democrática que enamore a la mayoría de la población”, indica López Maya.
“Antes, AD y Copei escogían hasta los integrantes de las juntas directivas de los clubes y se iba a un mitin porque se era adeco o copeyano; los partidos tradicionales ahogaron el civismo. Ahora no hay partidos fuertes y la alevosía del chavismo nos empujó a ser ciudadanos. La resistencia tiene etapas que no pueden calcularse de antemano. Puede conducir a negociaciones y no necesariamente a un cambio de gobierno. El riesgo es no tener certeza de la proximidad de la meta. Cando no encuentras quién te guíe, cada quien hace historia desde su estatura”, agrega Pino Iturrieta. Como los vecinos de Los Palos Grandes que todas las noches, desde hace dos semanas, pasean una inmensa bandera nacional por las calles de la urbanización; como los habitantes del barrio La Bombilla de Petare que trancaron el distribuidor Metropolitano de la autopista Francisco Fajardo por falta de agua; como los residente de Santa Fe Norte y de Las Minitas que coincidieron en un trancazo contra el gobierno, en la autopista del Este.
Es posible, por ejemplo, ver a dos mujeres que caminan juntas por Colinas de Bello Monte con pequeños carteles con mensajes escritos a mano sobre hojas de papel bond. La estudiante, de 21 años de edad, exhibe una pregunta provocadora: “¿Le decimos dictadura o todavía no?”. La contadora, 17 años mayor, interpela a los transeúntes: “Ser indiferente no resolverá tus problemas. ¡Únete!”. Sacan esas diminutas pancartas cuando van al trabajo o la universidad, o cuando regresan de ellos. Parece que no hicieran nada mientras caminan, pero la verdad es que los gestos de simpatía son palpables, tanto como la tensión de quienes se sienten cuestionados. “Nos han insultado, pero seguimos adelante porque es una manera pacífica de protestar”, dice la más joven.
La psicóloga social María Teresa Urreiztieta, especialista en movimientos sociales, considera que la protesta es el lugar de la ciudadanía y no de los héroes.
“En este momento los anhelos democráticos no corresponden a una lucha heroica, según la cual los estudiantes van a estar en la vanguardia, sobreexpuestos a la violencia. Esa visión épica es perversa. Lo que se impone es consolidar una ciudadanía activa. Ya lo dijo el padre de Roberto Redman: ‘Mi hijo no quería ser un héroe ni un mártir’. Y es que la resistencia pacífica frente a un gobierno opresor no es cosa de héroes, sino de ciudadanos”.

viernes, 4 de abril de 2014

No basta rezar.

Yo ya me confesé.
Ciertamente la frase anterior sonará mucho más que extraña para quienes me conocen desde hace bastante tiempo; sin embargo, es bien pertinente en las actuales circunstancias estar preparados para todo lo que pueda venir en los próximos meses en nuestro país. Claro, cada quien tendrá su manera y ante quien decida hacer dicha confesión; como lo he dicho en mis escritos anteriores, no estoy siendo ni tremendista ni exagerado, y es que el entrampamiento, la infinita ambición y la manifiesta actuación del régimen que nos gobierna de mantenerse a troche y moche en el poder, no avizoran definitivamente nada halagüeño para todos los mortales y pendejos que habitamos esta mal querida tierra nuestra.
Se insiste en continuar el tema, de cínicamente llamar a "diálogos de paz y amor" mientras se asesina, se reprime y se pasan por el fondo del bolsillo nuestra maltrecha Constitución; han llegado a tal grado de degradación colectiva en el oficialismo, que no reparan en utilizar los mecanismos que sean para lograr tal fin, son hasta ahora innumerables y específicamente verificables, mediante testimonios, vídeos y fotos cómo grupos del propio gobierno destruyen, incendian, generan caos y arrasan con todo lo que consigan a su paso con la única y manida intención de achacarles dichos actos violentos a los factores de la alternativa democrática, recordemos que el único y gran beneficiado de la violencia es el propio gobierno, así de simple.
¡Pero ojo!, mientras todo esto sucede, el régimen está en plena faena de aplicación de un conjunto de medidas y ajustes económicos que seguramente pasará a la historia patria como el paquetazo que arruinó hasta los tuétanos a la gran mayoría de los venezolanos, todos y cada uno de los productos básicos ya sufrieron un aumento, que en muchos casos sobrepasó el 100%; éste es el primer resultado tangible de las "mesas de diálogo económicas", luego soltaron los demonios del dólar y les garantizo que lo que estamos viendo solo será el inicio de una de las devaluaciones más brutales que haya conocido país alguno en el mundo. No se pongan a creer en pajaritos preñados, que insisten en eufemismos técnicos para edulcorar con vaselina aromática lo que literalmente representa que cuando termine el año seremos infinitamente más pobres, más pelabolas y más endeudados.
Particularmente les confieso que jamás pensé que no hubiese alguien dentro de este gobierno, de más de ya 15 años, que tuviese por lo menos una mínima célula democrática y de sentido común que procurara buscar soluciones a una crisis inocultable; lamentablemente los hechos recientes nos demuestran tercamente que estamos frente a un poder ciego, sordo, mudo y tristemente divorciado de los verdaderos intereses de las grandes mayorías, solo responden a sus particulares y bastardos intereses, lo demás es show, circo y migajas de pan repartidas en monumentales y kilométricas colas, que son utilizadas para incrementar el control social de las masas. Entendámoslo de una vez, con esas colas te están diciendo hace bastante rato "comes lo que yo quiero y en la cantidad que he decidido"; si tienes alguna duda, revísate las últimas marcas que te hicieron en los brazos para marcarte como el ganado.
Venezuela hoy necesita más que nunca de sus hijos, los jóvenes, la sociedad civil y cada vez más los sectores populares así lo están entendiendo, nuestra pelea es pacífica y profundamente democrática; que se entienda de una vez por todas, nadie de nosotros está procurando ni promoviendo ningún golpe de estado, la Constitución Nacional es nuestra bandera y nuestra base, ahora con mucha más fuerza y convencimiento debemos avanzar hacia el logro de una libertad plena, que abarque una real inclusión de todos los venezolanos en uno solo.

miércoles, 2 de abril de 2014

Lectura necesaria.

GUERRA, POLITICA Y EN ECONOMIA, EL PAQUETAZO
HENRIQUE SALAS-RÖMER
“La guerra es la continuación de la política por otros medios”. Clausewitz
Pero la economía decide…
Muchos se preguntan porque el Régimen habla de diálogo y recurre a la represión. Porque habla de paz y a la vez enciende las pasiones: Leopoldo es apresado y semanas después lo siguen dos alcaldes, Scarano de Carabobo y Ceballos de Táchira. Finalmente, defenestra a María Corina Machado para enardecer aún más el ánimo popular.
Si en verdad quiere paz ¿Por qué intenta el régimen apagar el incendio con gasolina? Regresemos a Clausewitz.
Para alcanzar el objetivo, explica el general prusiano, hay que desarmar al enemigo, y este desarme constituye, por definición, el propósito específico de cada acción militar: (la misma) reemplaza al objetivo y en cierto sentido prescinde de él, como si no formara parte de la propia guerra.
La Comisión de la Paz Económica acordada en el marco del diálogo de Miraflores, pudo haber sido insinuada al proponente por el propio ejecutivo. Maduro sabe que la crisis financiera, con la amenaza de un desabastecimiento general que ésta conlleva, es el talón de Aquiles del régimen. Era esa, sin lugar a dudas, la acción militar, o más bien política, que Maduro debía priorizar.
De manera que mientras la acción de calle (llamémosla militar) cobraba víctimas y acaparaba los titulares, en el Frente político, el Régimen, “como si no formara parte de la propia guerra”, ponía en marcha un paquete económico, que si bien era inevitable dado el desmadre que existe en las finanzas, tendrá social y psicológicamente un impacto mucho mayor al adoptado por CAP en el ’89.
El primer paso dirigido a solventar los desequilibrios macroeconómicos fue triplicar los precios de bienes de consumo diario estableciendo, simultáneamente, un régimen computarizado de racionamiento. Luego vino el LUNES NEGRO. Ese día, esta misma semana, al abrir la subasta de dólares (SICAD II) con un piso de Bs. 50, el Régimen devaluó el bolívar en un 500% con respecto a SICAD I.
El maridaje entre guerra y política nunca estuvo tan presente como en la Venezuela actual. Prolongar la confrontación de calle para que le sirviera de cortina al paquetazo, sin importarle un bledo cuántas víctimas cobrara, esa fue, tras las primeras dudas, la estrategia que en definitiva el régimen adoptó.
Pero la economía decide…
La Guerra Fría, además de duras confrontaciones, Vietnam fue una de éstas, tuvo un fuerte componente político. Nixon (con Kissinger a la cabeza), logró hacer las paces con China y bajar las tensiones entre las dos grandes potencias. Pero al final, la derrota de la URSS no fue ni política ni militar. En el ámbito económico, la Unión Soviética simplemente no pudo competir.
Maduro tampoco podrá, en su caso, con un pueblo que está en la calle… y este golpetazo al estómago no lo dejará pasar.
hsr.personal@gmail.com

jueves, 27 de marzo de 2014

La brutal devaluacion en #Venezuela

Réquiem en bolívar menor.
El grave problema de la gran mayoría de los economistas es que al final uno no sabe si el camino correcto era el derecho o era el izquierdo, o si era todo lo contrario, incluso en ocasiones sentimos que al término de las cosas, pareciera que los verdaderos culpables somos los mortales comunes y no los que llevan la batuta de las políticas económicas, pareciera que intencionalmente se busca enredarnos en una madeja de cifras, citas y leyes pontificadas para poder de alguna manera justificar las medidas, normalmente duras, que se han de tomar, el propio síntoma de Estocolmo, pero desde el punto de vista de los reales secuestrados.
Aquí, surgen irremediablemente impertinentes preguntas: ¿A falta de algún organismo macabro como el FMI, a quién se culpará? ¿A los supuestos generales aviadores, supuestamente incursos en un supuesto y larguísimo golpe de Estado?, o como lo ha repetido hasta la saciedad el zar de Pdvsa, como si de un boxeador se tratara, al referirse a su más enconado contrincante: Derrotaremos para y por siempre al negrísimo mercado paralelo, he dicho.
Bueno, yo particularmente no creo en ninguna de las anteriores, más bien siento que nuestro problema es mucho más sencillo y en lo más mínimo difícil tratar de explicar, son nada más y nada menos que 15 años de experimentos nefastos que nos han colocado frente a la más brutal devaluación que hayamos visto en toda nuestra historia, ¿que si era necesario tomar la medida para intentar remendar el capote?, perfecto, pero y ¿quién nos trajo hasta aquí?, peor aun, ¿cambiarán las cosas luego de esta maxidevaluación?, por lo demostrado hasta ahora por este régimen, eso no va a suceder y seguiremos cavando el hueco de una dramática crisis económica y social.
Recordar la historia pasada y reciente es fundamental para colocar las cuestiones en contexto, este gobierno en todos y cada uno de los informes realizados por firmas reconocidas a nivel mundial, lo colocan como uno de los más corruptos del mundo, donde hacer negocios limpios es casi imposible, que ostenta varias medallas de oro por su inmensa incapacidad de sacar adelante una pequeña economía, a pesar de los incontables recursos financieros que ha manejado y que el año pasado se llevó la cúspide más alta con una inflación de casi 60% al año, así que si hubiese alguna buena intención, lamentablemente los hechos han hablado en más de una ocasión claro y fuerte, derrotando a optimistas, pesimistas y alternativos con la sencilla realidad de estar dentro de un laberinto de crisis por un modelo fracasado.
El peso exacto lo obtenemos luego de revisar los datos: el 50% de las importaciones se efectuarán este año a 6,30 bolívares por dólar, a través del Sicad I, que se ubicará entre 12 y 15 bolívares por dólar, se hará al menos 10% de las importaciones, mientras que mediante el dólar Sicad II, el cual ya ha traspasado los 55, con un promedio de 52, se manejarán al menos otro 30% de las compras en el exterior; finalmente, el mercado no oficial, el que no existe, quedará para hacer otro 10% de adquisiciones, en otras palabras, un nada despreciable 40% estará por los 60 y pico largo.
Nada bueno se nos coloca en el horizonte, para poder ciertamente comenzar a salir de esta recurrente crisis se requiere mucho más de lo que hasta ahora ha mostrado este gobierno, como lo he dicho en ocasiones pasadas, el problema no es la pertinencia de ciertas medidas, el quid es que jamás en el tiempo que nos han gobernado, este régimen ha escuchado y ha rectificado las cosas de fondo, a lo sumo un pequeño maquillaje mientras pasa el temporal, aquí nuevamente los pagapeos de siempre van a ser los más afectados, pero ojo, por la magnitud, los daños van a llegar a todos cada vez que nos paremos frente a la caja.

martes, 25 de marzo de 2014

Venezuela, el cambio indetenible.

El viento cambio.
Mucho más de un mes, el 12 de febrero fue como la primera explosión nacional de un volcán que yacía en su letargo, le agregaron dos días más al Carnaval y se pensó que listo, el miércoles de ceniza seria solo lo único que quedaría de las manifestaciones, pero que vaina, no fue así, como porfiao perrito de taxista la cosa siguió, inclusive penetrando los barrios, algo que les pone los pelos de puntas a los gobernantes rojos, en algunas zonas la cosa se puso muy fea, frente a la brutal represión del régimen algunos simplemente procedieron a defenderse, con razón o sin razón para una protesta de ese tipo, lo cierto es que no podemos negar que existe marcadas razones para entender que en ocasiones no se le deja ningún resquicio a la manifestaciones pacíficas, al punto que llevamos más de 28 muertes sin asomo real de investigar, castigar a los responsables y frenar, a esos grupos armados plenamente identificados, no solo con las ideas del oficialismo, sino que todos o trabajan en algún ente gubernamental o reciben “ayudas” de esos mismos organismos.
Lo cierto es que el punto de quiebre ya se efectuó, nadie, serio me refiero, en Enero de este año se le hubiese ocurrido siquiera imaginar que estaríamos frente a este panorama de ebullición social que estamos viviendo, al contrario, existía mayoritariamente un dejo de lamentaciones ante la posibilidad de que se tuviésemos transitando el camino de la resignación de la gente, sin embargo, como en muchas ocasiones lo dijimos, el rio subterráneo estaba intensamente socavando las bases de este bendito proceso, la masa ciertamente estaba presente, más de 25 mil muertes a manos del hampa solo el año pasado, la permanente escases de productos básicos para todos los venezolanos, por solo nombrar dos realidades inocultables del fracaso de esta comiquita de gobierno, sonaban la clarinada de lo que irremediablemente vendría y en eso llegaron con su rebeldía, su anti parabolismo, su falta de miedo y en ocasiones su inmadurez los estudiantes, le inyectaron la levadura que necesita para levantarse y cambiaron definitivamente la dirección del viento.
No sé si será mañana o el lunes, tampoco si en abril o en diciembre, lo cierto, lo palpable y verdadero, es que ya la tempestad de la mal llamada revolución, termino sus días como esperanza de futuro y avanza a pasos agigantados a convertirse en un nuevo miembro del basurero de la historia, por supuesto aún tiene suficiente poder como para hacer mucho más daño del que hasta ahora han hecho, y lamentablemente en su manifiesta ignorancia y prepotencia, sus líderes están decididos a intentar llevarse lo que sea, para tratar de mantener el control, no terminan de entender que como en algún momento ellos mismo dijeron, este país cambio, claro sus febriles mentes no les da para ver que los cambios no mueren con la llegada, ni con la salida, de ningún mesías, son procesos naturales cuando lo que fue cierto alguna vez, ya simplemente no lo es, es la fuerza que mucho ellos gritan, pero que ninguno conoce: la dialéctica.
Quizás la espoleta que inicio todo esto fue el vil asesinato de Mónica Spear y su esposo, de repente la gente se vio a si misma y por primera vez sintió el dolor, la impotencia, la rabia y las interminables noches sin dormir de los familiares, amigos y conocidos de los más de 200 mil muertos que lleva este régimen, no sé, no tengo forma de saberlo, lo que con plena seguridad se, es que el movimiento sísmico que estamos atravesando modifico el rumbo que llevábamos, nada ni nadie podrá detener lo que ya empezó y quienes quieran quedarse en la guagua de la historia que escojan sus puestos, lo que avanzamos sin prisa, pero sin pausa, sabemos clarito la ruta, el viento cambio y vamos hacia nuevo puerto.